(ex Eksplosiva Diareo)

Estamos en el Fasebú!

15 de octubre de 2007

Dünyayı Kurtaran Adam (1982).

Dünyayi Kurtaran Adam.
Çetin Inanç, 1982.

--

Bien bien. Primera review. Esto es más que nada una 'port' de la review original que estaba en el fotolog, pero expandida para aprovechar la falta del límite de caracteres. Es decir, en palabras de un viejo sapo que nos ha hecho felices a muchos pero no tanto como debería, maldito inútil, esto es "mi visión original" de las reviews, "sin las limitaciones tecnológicas" de ayer. Es decir, sí, prácticamente nada de material nuevo. Pero prometo que el próximo después de éste será un inédito.


Pero bueno, comencemos de una buena vez con lo que todos (2 ≤ todos ≤ 5) vinimos a ver. "El Hombre que Salvó al Mundo". (Aunque de hecho, estuve revisando las reglas gramaticales turcas ((en serio)) y una traducción más apropiada es "El hombre que salva a la Tierra").

Corría el año 1977, y se estrenó Star Wars.

Fin.

Nuestra historia comienza algún tiempo después. En el año 1981, Cüneyt Arkın, uno de los actores más reconocidos (ahora y entonces) del cine turco, escribió un guión que tenía como misión capturar los camarones sobrantes que se escaparan de la red pesquera llamada Star Wars. "Para eso, tendré que tener muchos efectos especiales y naves y cosha golda", razonó Arkın. "Y sé quién puede convertir este sueño en una película real".

Al no recibir respuesta de Papá Noel, Arkın recurrió resignado al director Çetin İnanç, un tipo otrora caracterizado por su entusiasmo creativo y que, cuando los militares tomaron el poder en Turquía, dejó de dirigir pornografía barata y empezó con el cine de acción, también barato, pero ligeramente más inapropiado para los niños. Creo que si alguien me fuese a descubrir en un videoclub alquilando una de İnanç, mi dignidad sufriría menos si me sorprendiesen con pornografía turca en las manos que con una de sus películas de acción.

"Y dale, che", dijo İnanç, con una tonada curiosamente porteña. "Pero no te hagás problema por las naves y las cosas. Yo me encargo".

Ahora bien, para Arkın "Yo me encargo" significaba "Yo me encargo". Después de todo, él es el director.

Para İnanç, "Yo me encargo" significaba "Total, me robo las naves DIRECTAMENTE de Star Wars. Después de todo, las leyes de copyright no se aplican acá. La República no existe aquí". Nótese la aparente verba premonitoria precuelística de İnanç.

Resultado: La peor película de la historia.
Pero lejos.
O sea, esto es en serio. Muy muy en serio.

Éste que escribe no es amigo del concepto de "mala película". Quiero decir, me encanta Mi Pobre Angelito 4, por ejemplo. Y hasta la fecha sigo defendiendo a esa cosa épica y maravillosa que fue Waterworld (película que por cierto nos dio el debut cinematográfico de Tina Majorino, niña de 10 años que con el tiempo se convertiría en la actriz norteamericana más bella de la historia después de Bryce Dallas Howard, opinión pospronosticántica que no es tan pedófila si se lee como es debido). Incluso fui a ver Para o mi Mamá Dispara al cine, por el amor de Dios. ¡Y me gustó! Pero esto sí es una mala película.

Hablamos de escenas donde los dos personajes principales se pasan tres minutos silbando por el desierto de un planeta desconocido (curiosamente parecido al valle de Zelve), esperando que como resultado de este silbido irritante (y por otro lado imposible de imitar por boca humana alguna) aparezcan mujeres (al parecer las cosas funcionan distinto en Turquía). Pero no aparecen mujeres: Aparecen esqueletos, lo que da lugar a la frase que tenemos allá arriba.

El material de efectos especiales y cosas, como se dijo, está robado de Star Wars. Pero no "robado" como "hecho igual" o "copiado". Son cachos ROBADOS de Star Wars. Ejemplo: El flaco va en una nave que no tiene cabina ni volante ni nada. De hecho, sólo sabemos que es una nave porque una pantalla detrás de su cabeza proyecta las escenas de la Death Star (que por cierto cambian de perspectiva a cada rato, flashean inserts del tablero de las naves y en ocasiones hasta van en reversa).



No importa qué se haya dicho en la toma anterior, siempre puede aparecer un flash desubicado de un personaje que todavía no conocemos, o material de las últimas escenas mezclado entre las tomas del principio. Y no en un estilo elegantemente no lineal, onda Fight Club. No. Éstas son sin querer. No hay coherencia, no hay leyes de la física (¡un hombre parte en dos a otro de una piña, por el amor de Yoda!), no hay nada.
Hay, eso sí, un monstruo que se parece a Doña Florinda, sólo que verde, y que aparece en una toma de segundo y medio completamente inconexa con el resto de la escena. Es cierto que este bicho vuelve a aparecer en la película, en la peor escena de pelea de bar de toda la historia (loco, hay un peluche rojo [ver foto principal] al que le cortan los brazos a piñas... Sí, el señor İnanç no tiene muy claro como funciona mecánicamente la piña), pero sospecho que esta segunda aparición es más por ahorrar máscara que por verdadera cohesión.

Ay, sí. La escena de la Cantina. Imagine el lector la siguiente experiencia: Está haciendo zapping y se encuentra con que un canal está pasando Star Wars. Va por la escena de la Cantina. Al continuar con el zapping, se encuentra con que en el canal de al lado hay unos turcos anónimos con cara, digámoslo, de salames y rodeados de algún monstruo con cara de Doña Florinda y varios peluches rojos gigantes (sí, no, acá sí que se dieron el gusto con el tema de los gastos) que caminan de aquí hacia allá, en un decorado de cartón que pretende ser un bar, pero no demasiado. Ahora imagine el lector que va cambiando de un canal al otro, sin ningún tipo de reglas de tiempo, de ritmo, de fotografía, de nada. Simplemente pasa al otro canal cuando se le canta. Éste es el efecto que produce ver esta escena (sí, la explicación era demasiado larga y poco gratificante de terminar: Como la película. Es una metarreferencia. Ok, no lo es).

La historia es más bien simple, por un lado, y ridículamente retorcida por el otro. Pero que es original no lo niego. Resulta que hay un hombre medio hechiceroideo que decide que quiere conquistar la Tierra. Por cierto, cuando este hombre mira la Tierra, nosotros el espectador la vemos rodeada de un borde negro y desenfocado. De hecho, todo lo que ve este personaje se ve como a través de un antifaz, cosa que probablemente no se deba a metáforas visuales sino a incompetencia pero de la grosa.

Como sea, el mencionado flaco quiere conquistar la Tierra, pero no puede, porque (y agárrese los calzones, señora) la Tierra está protegida por un escudo invisible una cosa re powerosa. ¿Una cortina nuclear? ¿Una red antiaérea? ¿Una capa mística de diarrea explosiva? No, señora. Moléculas de cerebro humano. ¿QUÉ? Eso. Moléculas cerebrales humanas. Que rodean la Tierra y la protegen. Y todos sabemos que cuando esto sucede, señora, sólo queda una cosa lógica por hacer: Robar el cerebro humano de un turco y usarlo para penetrar el escudo que protege a la Tierra.

Mientras tanto, y luego de la mencionada batalla espacial de cuyo nombre no quiero acordarme, nuestros héroes andan por el desierto. Tras luchar contra los esqueletos y toda la explicitada bola, nuestros héroes (me gustó la expresión, más allá de la poca convicción con que lo digo) son apresados por el tipo malo. Pero se escapan, haciendo uso de sus sorprendentes estados físicos (que por otro lado no serían tan sorprendentes de no ser por sus aspectos de viejos reventados, así que no sé si contarlo como mérito) y de una hábil manipulación de las leyes de la física, como una especie de Neo/Abogado. Ni siquiera intentaré describir alguna de las cosas increíblemente estúpidas que logran hacer. La mayoría de sus acrobacias requieren que el enemigo comprenda lo que intentan hacer y les tome lástima, luego de lo cual se tirará al suelo voluntariamente para que los turcos conserven la ilusión de que son dos capos de aquéllos.

Redondeemos lo que falta por el bien de la humanidad: A uno de los héroes lo matan. Al otro no. Aquél al que no, pero antes de que maten al que sí, entrena muy duramente con piedras anaranjadas atadas en los pies y pegándole piñas a otras piedras anaranjadas (piñas que curiosamente no las parten en dos; debe haber apagado la vibro-blade que tiene en el puño) y salta. Un montón. En el desierto. Es como si Goku entrenase en Tatooine con Mickey Goldmill porque tiene que derrotar a John Kreese para poder comprar un autobús para los huérfanos del convento. Y creo que he batido mi récord de más referencias distintas en una sola oración.

Hay una escena con unas momias. Recuerdo que es extremadamente graciosa, pero la verdad es que cada vez que la veo me duermo. Y es una reacción infalible, funciona cada vez. Así que no tengo mucho que decir sobre eso.

El Turco que No se Muere (que, por cierto, creo que podría haber sido un mejor título que "El Hombre que Salva a la Tierra") llega a un templo Bektasi (sí, al parecer es un cacho de la Tierra que se desprendió y cayó en este planeta desconocido - y guarda que no estoy inventando nada). Allí encuentra a una especie de viejo. Bah, "una especie". Creo que es seguro suponer que es un viejo de los verdaderos. Pero como sea, lo importante no es el viejo o el sermón de diez minutos acerca de Haci Bektash Velí (por cierto, la propaganda religiosa menos disimulada de la historia, y lo dice alguien que leyó "Ami, El Niño de las Estrellas"), sino que en el templo, nuestro turco halla una espada de cartón pintada de dorado y además encuentra UN CEREBRO HUMANO, SEÑORA!!!

En efecto, nuestro héroe encuentra un cerebro (aparentemente de oro, guarda) y una espada, también de oro (hecha, según el viejo, con una montaña toda derretida por unos turcos... Ni siquiera voy a comentar acerca de eso). Un mérito que tiene esta película es que para esta altura uno ha visto cosas tan desastrosas que ni se sorprende cuando el turco agarra y funde la espada y el cerebro para fabricarse unos guantes de oro con los que puede pegarle al hechicero malo hasta que se parte en dos (y de verdad se parte en dos). El turco parte también algunos peluches rojos más y listo.

En fin. Podría escribir para siempre y no lograría describir con palabras lo mala que es esta película.

No se me malinterprete, guarda. Es una de las cosas más divertidas que un humano tiene la posibilidad de ver en toda su vida. Es increíblemente graciosa. La recomiendo particularmente para reuniones con amigos propensos a la carcajada.

Dato importante: Y además aprendí que en Turquía todo es naranja. Y que al parecer, derretir las cosas en turco las vuelve grosísimas.

Como sea, nada que pueda decir ilustrará lo desastrosa que es-- AAHHH! Ahí está, "Desastrosa". Eso. Es un DESASTRE. Y todo en caps, mirá.

Bien bien... Sabía que si me ponía a escribir sobre esta película iba a sentir la impotencia e insatisfacción de quedarme corto con lo ridíc--RIDÍCULA también!..

Eso es, ése es mi juicio definitivo. Dos palabras: Es Desastrosa y Ridícula!... Y divertida.

Bué, tres. Es Desastrosa, Ridícula y Divertida.

Y naranja. Pero la puch...

Bueno, ahí está. Es desastrosa, ridícula, divertida y naranja.

Sin duda, una de mis películas favoritas. La recomiendo muchísimo.

Bueno, se despide, frustrado por no poder deletrear realísticamente semejante Dünyayez, el Dr. Agropio "TLDR" Fallaver.

--
Próxima entrega de Agropio: Dark Night of the Scarecrow.

2 comentarios:

David "Solid Snake" Pedreira dijo...

Teniendo en cuenta que su post es "su visión original" de lo que era una excelente idea en el formato que fue transmitido, yo haré lo mismo: le presentaré mi visión "Definitiva" de mi comentario original.

Y creo que es como la cuarta vez que usé Original sin contar esta vez. Si usted encuentra los cambios realizados, siéntase contento y levemente triste, igual que la vez que notó que esa escena ridícula de Jabba no sirve para ningún propósito que para provocar jaquecas de continuidad y mostrarle al público que en Ep IV que en esa época Boba existía, algo bastante innecesario. Uno no nace midiendo un metro setenta.


Dünyay? Kurtaran Adam

Es interesante saber que no figura en la lista de las peores 100 películas de la Historia:

http://en.wikipedia.org/wiki/Films_considered_the_worst_ever
http://www.imdb.com/chart/bottom
http://www.rottentomatoes.com/features/special/2007/wotw/
http://www.digitaldreamdoor.com/pages/movie-pages/movie_worst.html

(Aunque sí figura la secuela y Santa Claus Conquers the Martians)

¿Qué nos indica esto? Que realmente la gente de la internet no sabe nada de la vida, pero nada. Y yo no sé nada de autos, pero bueh. Y sigo sin saberlo.

Mire esos links, seguro estará de acuerdo con Glitter, con Catwoman (God, la vi en el cine -_-) y con un par más, como Harry Potter and The Goblet of Fire.
Perdone lo escueta de la firma, luego le firmaré como se debe (con los dedos de la mano, no los de los pie, porque es como hacer button smashing) (lol humor negro lol), es que acabo de secar mi cerebro con lo que escribí sobre el señor Lavagna en mi flog.

Espero poder hacer esta semana el update de Episode III, ya que me dieron ganas de verla de vuelta :$

Creo que me pondré a hacer lo del Holiday Special.

Dave

astaroth dijo...

che agropio, porq no te haces critico de cine y te dejas de romper las bolas...