(ex Eksplosiva Diareo)

Estamos en el Fasebú!

20 de diciembre de 2008

The Peanut Butter Solution (1985).

The Peanut Butter Solution.
Michael Rubbo, 1985.

--


Tengo algunos recuerdos verdaderamente horribles de mi infancia.

Hoy les traigo uno que se llama "The Peanut Butter Solution". Nuestra historia comienza en 1984 con la película The Dog Who Stopped the War. Ésa no la vi. Pero fue la primera de una serie de 21 películas infantiles canadienses muy bizarras, de ésas que uno no le mostraría a sus hijos si pudiera evitarlo, o que si les mostrara no pondría cara de sorpresa al ver que la criatura crece y desarrolla un hábito fetichista de rondar las calles a la noche disfrazado de Gardel y golpeando a las viejas con salamines al grito de "No corras que es peor!".

La segunda película de esta serie se llama, efectivamente, "The Peanut Butter Solution", que acá se tradujo en la tele como "La Mágica Solución del Maní". Efectivamente, ésta la pasaron en la tele cuando yo era chico, y la estuve buscando desde entonces. Bless the Interbutts. The Peanut Butter Solution se trata sobre un pibe que se queda pelado y sobre un chino pre-pubertad con vello púbico y sobre un italiano que te secuestra y hace pinceles.

Antes que nada, quiero advertir que esta review probablemente será extremadamente larga. Deseo advertir que esto no es culpa de mi pobrísima capacidad de resumen: En esta película pasa de todo. En serio, pasan demasiadas cosas que ningún guionista con un mínimo de dignidad se animaría a incluir en la misma película. Así que, ehm, bueno. Te avisé.

Bien, veamos. La película empieza con Michael, un niño colorado con muchísimos pelos. Es como Ronald McDonald de niño, o más precisamente como la copia barata que sirve de personajito identificatorio de los locales de hamburguesas Mostaza.

Michael se encuentra desayunando con su hermana Suzie, una niña que para mí tiene problemas hormonales o algo así, porque tiene voz de señora que ha fumado desde que tenía dos años. El padre de Michael está arriba, pintando, porque es pintor, y también un poco drogadicto (esto no te lo dicen sino que medio que se deduce por el subtexto y la cara de falopa). Y medio fracasado, como le recuerda a cada rato su agente, encargado de vender las porquerías que pinta el toxicómano éste. Con razón la esposa lo dejó. No, bueno, la esposa no lo dejó, está de viaje. Dice él. Los cuadros del tipo son los productos esperables de un artista falopero, señora, e incluyen pájaros casi como regla general. Veamos algunos ejemplos.

Según el agente, son todos una basura (loco, a mí el último me encantó), pero le dice que puede obtener mucha plata vendiendo otro cuadro más grande del tipo. Éste:

Ahora, yo no sé mucho de nada, pero la idea de que puede obtener más plata (6000 dolarucos, según recuerdo) por esta cosa mediocre e inimaginativa que por cualquiera/todos los otros me hace suponer que el agente los vende a una recicladora de lienzos.

En fin, en eso cae a casa el amigo chino que tenemos todos. Éste se llama Connie y es muuuy parecido a Data, el pequeño orientaloide inventor de los Goonies, que también había hecho de Shortround, el amigo/chofer de Indiana Jones, y que luego creció para convertirse en coreógrafo de peleas de la primera película de X-Men. Pero este chino tiene un sombrero que me parece re piola.

Bueno, el chinito viene a manguear desayuno (posta) y a comentar que se prendió fuego una casa de por ahí, mediante la siguiente explicación no verbal:

(Este chino va a dar para muchos gifs. 4chan, aquí voy!).

Y que un par de vagabundos se prendieron fuego y se murieron todos quemados y podridotes. "Así que vamos a verla, yay! ^^". El chino se trepa por los escombros pero se cae. Michael se trepa y no se cae, y desde abajo el chino le advierte que "Vas a terminar mal vo eh!". De repente, pasa esto:

Es decir: Michael se asusta por algo y sale como desmayado por una ventana, donde el amigo chino lo ataja (sí, digamos que cuando tenés un amigo chino con sombrero y pinta de Marty McFly espiando a Biff en 1955 y que llega a tu casa para manguearte desayuno y convencerte de que te metas a una casa incendiada de la que salís despedido como desmayado, lo mínimo que esperás es que te ataje). Y se lo lleva a la casa (no a su casa, sino a la suya) en un carrito de supermercado. Eso es amistad.

La familia de Michael le pregunta al chino "QUÉ PASÓ, CHINITO??". A lo que el chinito responde lo siguiente:

Después de un rato Michael recupera la conciencia y está un poco bobo (aunque convengamos que nunca fue Stephen Hawking), aunque todo más o menos bien. Pero wópate: Al otro día se despierta y resulta que ESTÁ PELADO, SEÑORA!!! Todo pelado. Todo. Pelado. Al principio él no se da cuenta de que se quedó pelado (o sea, loco, pelado!), presumiblemente porque no se ve a sí mismo. Ahora, como hombre de pelos voluminosos que ha cambiado de peinado varias veces en la vida, puedo atestiguar que esto no es realista y que un pibe con tanto pelo como tenía éste se daría cuenta enseguida de que se quedó pelado.

En cualquier caso, cuan--pero ojo, pelado pelado, te digo. No, sí, ésta es una imagen que de verdad me traumó de niño y me perturbó muchísimo. En fin, Michael está pelado, la familia no se sorprende mucho, "Pucha, seguro que fue el gato", dice el padre (posta) y le hace chistes giles y qué sé yo. El pibe está completamente quebrado, llorando desconsoladamente y sin saber explicarse el Universo, y el padre le hace CHISTES DE PELADOS! Sin duda, uno de los peores ejemplos de padraje que hemos visto, y eso que este blog contiene algunos de los peores padres de la historia. Ah, y el amigo chino llega a la casa para mostrarle una cajita de fósforos con una hormiga muerta adentro... Loco, ¿quieren que el pibe pierda definitivamente la chaveta?

Consideremos la situación: Visitás una casa donde se quemaron unos vagabundos, te asustás, te caés y al día siguiente estás pelado, tu padre hace chistes y deduce genialmente que es culpa del gato, y tu amigo chino con sombrero viene a mostrarte una cajita de fósforos con una hormiga muerta adentro. ¿Por qué no le dan un poco de ácido, ya que están?

Volveremos al tema de las limitadísimas parenting skills del drogón más adelante (porque oh por Dios, no faltará oportunidad). Luego de que Michael se quede pelado (o sea, loco, pelado!), el padre decide llevarlo al médico. Ay, el Médico. El Médico parece la clase de tipo que estudia Medicina para tener acceso a psicofármacos and stuff. Si hay un aviso en las Páginas Doradas de "El médico más estúpido y berreta de Canadá", es de este tipo. Y según explica el Médico, el pelo de Michael se fue por el susto. Para ilustrar, hace de cuenta que sus dedos son el pelo, que el escritorio es el cuero cabelludo de Michael y que su título de medicina es legítimo. Pone los dedos en el escritorio y le pide a Michael que lo asuste, y así tenemos el siguiente gif explicativo (esta película es muy gifera):

Sép... Sí, y no estoy inventando. Bueno, estoy inventando un poco. No le grita "Faggot" sino "Faker", pero seguramente lo estaba pensando. El término correcto de la condición de Michael, según el Médico, es "Hairum Scarum". Viendo el nivel científico de los médicos en Canadá, no me sorprende que la hipótesis del padre fuera "Meh, culpa del gato".

Así que bien, tenemos un niño que se quedó pelado porque se asustó mucho con algo. Ahora el pibe tiene una explicación médica, y acaso esto lo ayuda? No, señora. El pibe sigue siendo un emo traumado que se va a la cama del padre a las 3 de la mañana en busca de un poco de consuelo y comprensión. Pero como ya notamos, éste es el peor padre de película ever, y lo recibe con un "Michael, qué estás haciendo aquí? Son las tres de la mañana!". Es decir, "Comprendo, oh hijo mío, que estás pasando por la situación más traumática en la historia de las infancias mundiales y ni siquiera sabemos por qué, por no mencionar el impacto psicoemocional que podría tener en tu vida futura, pero ¿qué cuernos hacés despertándome a las 3 de la mañana?". I lol'd.

Todavía no mencionamos nada de la escuela a la que va Michael. Es una escuela nazi. La directora es una señora gorda y aria cuya primera escena, que dura veinte segundos, consiste de la siguientes líneas: "No peleen. Escupí el chicle, por favor. Levantala, no la arrastres. Levantá los libros. Jessica, dejá de correr. Vení a verme después de clases. Después de clases". Gorda facha.

A todo esto, hay un personaje que no comentamos: El Signor. El Signor es un profesor de dibujo en la escuela corrupta a la que va Michael, y es malo. Muy malo. Hace llorar a los niños pequeños y les rompe sus dibujos en muchos pedacitos. Esto tiene sentido ya que el Signor tiene el tradicional bigote malvado (cualquier lector fiel sabrá a esta altura que los villanos siempre tienen un bigote malvado). La mayoría del tiempo habla en inglés, pero de a ratos habla en francés y de a ratos en italiano, así que debe ser de Honolulu. Y se parece a Stephen Sondheim:

Más adelante hay un plot-twist con este personaje que haría vomitar a M. Night Shyamalan, así que dejémoslo acá al costado por un rato.

Bien, cuando dejamos a Michael, era un niño pelado y traumado por las circunstancias. Comprendamos que quedarse pelado de un día para el otro es bastante traumático cuando uno no se lo espera. La mayoría de los pelados naturales han tenido un entrenamiento psicológico a lo largo de los años, de manera tal que cuando llegan a esa condición están más o menos preparados. Pero imaginate que un día te levantás y estás pelado. Tu amigo chino viene a mostrarte buñueladas y el falopero de tu viejo hace chistes estúpidos sobre tu recientemente desnudado cuero cabelludo. Y para colmo, tu hermana tiene voz de vieja. ¿Qué hacés? Te traumás, exactamente.

Como sea, Michael está traumado, así que su hermana y su padre deciden comprarle una peluca. Yo no sé el lector, pero cuando yo era chico y estaba triste, mi mamá siempre me regalaba una peluca y yo feliz de la vida. Por alguna razón, Michael no parece muy contento, entre otras cosas porque, según observa el pequeño Sherlock, "Se puede sacar, no sirve". Así que ¿qué hace la hermana? Se la pega con "goma mágica". A la piel. No voy a comentar nada sobre esto. Pero bueno, en cualquier caso la peluca le dura poco, ya que un niño se la saca mientras están jugando al fútbol. Perdón, ¿dije "un niño"? Quise decir "un enano levantapesas recién salido del Pabellón B de Caseros". Yo no sé qué hace este engendro jugando a la pelota con niños. Canadá es raro.

Michael vuelve a la casa llorando y qué sé yo, porque le sacaron la peluca que le daba felicidad y todos los otros Cebollitas se rieron de él y todo eso, así que se pone emo de nuevo. Entonces tiene un sueño que es como... ¿Viste cuando te comés vos solito un lechón, seis canelones de acelga y nueve panqueques con dulce de leche y después te vas a dormir colgado de las patas?.. Está buenísimo eso.

Bueno, volviendo a la película, decíamos que Michael tiene un sueño que es como medio raro. En el sueño se le aparecen los dos vagabundos que se murieron quemados en la casa. ¿Te acordás? Bueno, ahora esos son fantasmitas que le explican a Michael que la única forma de hacerse crecer el pelo de vuelta es preparar un menjunje asqueroso a base de mantequilllia de maní, moscas muertas, bananas podridas y cucharadas de tierra, y luego ponérselo en el marulo. Me canso de aclarar que todo esto es posta.

El padre y la hermana lo ven con una pala en el patio para el coso asqueroso y tienen el siguiente diálogo:

- Está sacando tierra. No se la va a comer, ¿no?
- Ni idea, Suze. Escuché por ahí que las embarazadas a veces tienen antojos de tierra.
- A lo mejor está embarazado.
- No creo.


Realmente, es notable el conocimiento científico del pintor canadiense promedio. Pero bueno, lo atrapan al pibe y le tiran la porquería por el inodoro. Además, el baño tiene un mapa de Sudamérica en la puerta:

Demasiada fiaca para enunciar la moraleja, así que usaré una versión que me donó amablemente una lectora: El guionista estaba diciendo "Los artistas canadienses se cagan en Sudamérica".

Ésta es la parte típica del post donde empiezo a apurar las cosas porque aún me falta mucha película y me sobran muchos caracteres. Por suerte, también es la parte donde el guionista va apurando la cosa porque se acaba de dar cuenta de que lleva hora y media de película y recién va por la D de "Nudo".

El pibe vuelve a preparar la mezcla que le tiraron al inodoro y se la pone en la cabeza con un pincel. Pero está muy escurridiza y se le chorrea, así que le pone más mantequilla de maní. Y se la pone en la cabeza con el pincel, mientras exclama "¡Soy mejor pintor que papá!". Por supuesto. Pintar un pájaro que le canta a un gato es prácticamente lo mismo que agarrar un pincel y pasarte caca artificial por la cabeza.

A esta altura de la película, cuando el guionista decide que no tiene nada que perder, empieza a meter elementos extraños. Veamos: A Michael le empieza a crecer el pelo como resultado de la porquería de maní, y el chino le pide algo prestada, porque también quiere pelo. Pero no en la cabeza, sino "allí abajo". Así es, señora: En esta película infantil, el amigo chino le pide a su colega un poco de pasta loca PARA QUE LE CREZCA EL VELLO PÚBICO, SEÑORA!!!

En fin, otra cosa que sucede en la película es que a Michael le empieza a crecer descontroladamente el pelo, lo que le complica mucho la vida a él y a los que se sientan detrás de él en la escuela. Los alumnos no pueden escribir correctamente sus apuntes sobre la doctrina peronista porque a este hippito asqueroso le están brotando los folículos como si su cráneo se hubiese tomado un Activia.

Es tan molesto que un maestro intenta echarlo de su clase, a lo que el pibe responde con un inspiradísimo discurso sobre la represión y la libertad de educación y qué sé yo, que realmente es un mejor resumen de la película hasta ahora que todo lo que yo he escrito. Probablemente se usó en un trailer. Veamos:

Sir! For two weeks now, I've been bald. We did everything to get my hair back. Nothing worked. At last I tried this extremely dangerous mixture. It worked. But now my hair won't stop. My only chance is for this guy *points to Chinito* to keep cutting. Please, let me stay! I want to be educated! Not just hairy.

La verdad, che. ESO es un héroe. O sea, el pibe quiere ser educado. No sólo peludo. Yo lo banco. En fin, algo que me da escalofríos es que el discurso también suena terriblemente a lo que sería una voz en off en la presentación de una serie basada en las aventuras de "Michael, el niño que se pone caca pelógena en la cabeza".

Bueno, este post está creciendo más que el pelo de Michael (lol). Mejor empiezo a cortarlo... como hace el chinito con el pelo de Michael (lol, soy un groso) o si no va a terminar pesando demasiado y reventando los servers de Blogspot. Como el pelo de Mich... ¿Cómo? No, esperá, eso no tiene sentido. Dejá de soplarme mal los chistes.

Como sea, resulta que a Michael lo secuestra el Signor (el profesor de dibujo fascista que dejamos unos párrafos atrás), al igual que a un montón de niños de la zona (como nos informan los diarios, a través de zooms vertiginosos de una serie de primeras planas mitad en inglés y mitad en francés. Lo sé, es cualquiera. Blame Canada). La hermana descubre que el Signor está fabricando pinceles con el pelo de Mic... No, esperá, ¿eso es correcto?.. Pucha. Es cierto. El Signor está FABRICANDO PINCELES con el pelo de Michael. Lo sé, esta revelación te acaba de volar la peluca (como le pasó antes a Michael, ja).

(Ése fue el último, prometo).

En fin, la hermanita tabaquista decide buscar al mocoso usando el siguiente método: Meter un chinito en un camión de pinceles y hacer que vaya dejando un rastro de azúcar con un tubo y una bolsa. De azúcar. La idea es seguir el rastro que va dejando. El resultado es algo así:

Después de muchos años decidí que lo más divertido de esta escena (además de la profundísima canción que tenemos de fondo, cantada por una entonces desconocida Celine Dion. Posta) es verla en reversa e imaginarse que el camión se está pegando un tremendo nariguetazo:

Te vi, te reíste. No lo niegues. Y si no te reíste, pensá que no es el camión sino el chinito interior. Cuando termine con esta review voy a escribir un libro de autoayuda que se llamará "El Chinito Interior". Bueno, el resto se cuenta fácil y mal: La piba encuentra la fábrica de pinceles, donde también está secuestrada la hermana del chinito (cuya ausencia nadie había notado hasta ahora, tal vez porque el chinito simplemente se llevó otra chinita a casa y ni se dio cuenta. A mí me pasó). En la fábrica hay muchos niños secuestrados haciendo pinceles con el pelo de Michael. El chinito cae en la fábrica y matanga, lo secuestran también a él. El chinito se hace el bueno y le pide al Signor que pinte cuadros locos con el pincel loco. El Signor se conmueve y empieza a pintar cuadros en una de las secuencias más lisérgicas que recuerdo de mi infancia:

Uno de los lugares que pinta el tipo a pedido del Chinito es la casa que se quemó, por cuya ventana Michael fue vomitado y donde empezó todo (ver gif explicativo de antes). Entonces el chinito lo darea (no me sale la palabra en castellano) al viejo a que se meta en la casa, con el resultado obvio de q-- Lo "reta", ahí está. O lo "desafía". Me gusta más "desafía". Bueno, lo desafía a que se meta en la casa, y lo que fuera que asustó a Michael asusta al viejo. El viejo sale volando como Michael pero con menos mostaza, y predeciblemente SE QUEDA PELADO, SEÑORA!!!... Pero pelado pelado.

Mientras tanto, la hermanita tabaquista llama al padre y al agente del padre, al que ya mencionamos aunque no lo recuerdes para nada (cosa que también sucede cuando estás viendo la película) para que vayan a buscar al pibe a la fábrica. Es aquí donde nos enteramos del plot-twist más grande de la historia: El agente... y el Signor... SON HERMANOS!!!!!111uno... Ojo, eso no es todo: Hay un tercer hermano, y es... EL MÉDICO!!!!!1111unounounobuscallenodeesperanza... ¿Cómo dice, señora? ¿Que el plot-twist es estúpido? No me digas, vieja. ¿En serio? ¿Pensás que no nos dimos cuenta? Pero callate, salí de mi casa. Vieja mugrosa.

Bué. En los últimos minutos, atrapan al tipo, Michael entra de nuevo al cuadro de la casa y se encuentra con... los vagos! Los vagos que lo asustaron antes. Ahora no lo asustan porque sabe que son su imaginación. Así que, como es perfectamente lógico, el pelo le vuelve a la normalidad.

Fin.

Ah, no, esperá, al otro día llega la madre que estaba de viaje, mientras disfrutamos de otra maravillosa canción pop de Celine Dion, que se arrepentiría de entonar esas sílabas por el resto de su vida. Ahora sí, fin. Sí, no es la gran cosa. Yo avisé.

Se despide hasta la próxima,
Agropio Fallaver.



¡NO! Esperá, ya me acordé: Vello púbico del chinito saliéndole por los pantalones.


Ta luego ^^

6 comentarios:

Smeagg dijo...

Leía el post con un desinterés parcial, pero algo me decía que tenía que seguir leyendo..

Cuando llegué al gif del pibe poniendose la peanut butter en el marote mis neuronas empezaron a trabajar a mil! es que había al fin encontrado esa película que había visto de chico y de la que solo me acordaba de la pelada del muchacho!(chistosos abstenerse)

Si mal no recuerdo la transmitieron un sábado tipo 2pm (supongo que habrà sido Cine Shampoo) hace unos 10 años... y me quedó la escena esa... el pibe por el susto se quedo dolape y ya.

Claro, no tenía muchos datos como para iniciar una búsqueda (o era demasiado pajero)

La cuestión es que gracias a valerosos caballeros como ustedes, que preparan la internet para futuras generaciones, si ahora alguien hiciera esto: http://www.google.com/search?q=pibe+pelado+por+el+susto tendria la respuesta enseguida.


Gracias, hoy puedo irme a dormir confiando en la bondad de la humanidad :)

Smeagol.

Manuel Matheu dijo...

Loco, me cagué de risa con tu review! Muy bueno el blog che, esta peli me pidió que la busque y se la bajara un amigo para regalarle a su novia, que a su vez la habia visto de pequeña y le encantó! Y sí, gustos son gustos...
En fin, un saludo grande!

Darío Nicolás dijo...

Gracias por rescatar esta película del tacho del olvido en el cual se encontraba.
Recuerdo que era muy chico y en un canal de cable estilo I-Sat o Space la pasaron.
Lo loco(¿?)de todo esto es que no soy muy cinéfilo que digamos pero tengo una puntería con varias películas infantiles(o no)medias lisérgicas o bizarras que veía cuando era pendejo.
Un claro ejemplo es "The Peanut Butter Solution",no recordaba como se llamaba la estuve buscando por la red desde hace un tiempo y dí con tu blog.
Gracias!

Taller Cine y Video dijo...

por dió! gracias por esta review o lo que sea que es, es increíble! me reí muchísimo y recordé toda la maldita limada película que afortunadamente sólo recordaba parcialmente... bueno, ahora gracias a vos todo ha vuelto a mí... lo cual no debe ser bueno, esta palícula me sigue pareciendo una limadez casi tan grande como el pájaro azul y todas esas películas que nos marcaron la infancia en un sentido bizarro.
lo del bello púbico del chinito no lo recordaba y literalmente me produjo nauseas al ver la foto
en fin
:)
muy bueno lo tuyo!

Mariana :) dijo...

uuff. muchas gracias, comencé buscando la película porque la vi de pequeña, y sí, de pequeña la amé, ya no recordaba tantos detalles como el bello púbico del niño, o la manera en la que el signor pintaba los cuadros, tendría que volver a verla para reír, y darme cuenta con lo facil que se puede entretener un niño, porque por tu descripción no es tan buena como yo consideraba.. me encató, morí de risa con tu post. me hiciste la noche, y gracias por ayudarme a recordar momentos épicos de mi infancia :)

Anónimo dijo...

Hola, hoy me puse a pensar en esa pelicula que había visto de chico y que me traía algún recuerdo ominoso y googleando pelicula-pintor-chico-pelado di con el post.
No me acuerdo exactamente si la vi, lo que si me acuerdo es que pasaban el avance de la peli en el VHS de una peli de terror ("IT") que me fascinaba y alguilaba de vez en cuando a principios de los noventa.
Un abrazo, buen post.