(ex Eksplosiva Diareo)

Estamos en el Fasebú!

23 de febrero de 2009

The Gingerdead Man (2005).

--
The Gingerdead Man.
Charles Band, 2005.


Dave dice:
Bienvenidos a otro review más de Eksplosiva Diareo. ¿Cómo le va, Doña Rosa? Tanto tiempo. En cualquier caso, esta vez es una situación muy especial. No, no es mi Bar Mitzvah ni nada por el estilo. Esta vez tenemos que analizar una película que vos, plebe, elegiste gracias a la grandiosa tecnología que tenemos a la izquierda. Sí, esta vez es la primera vez que nos toca una película elegida por el pueblo. Claramente, si sale mal, la culpa la van a tener ustedes.

Agropio dice:
Efectivamente, llegó el momento de demostrar en Eksplosiva Diareo por qué el pueblo nunca debería tener el poder de elegir nada, ya que, como sabemos todos, el pueblo no sabe lo que es bueno para él mismo.

En fin. No es una gran sorpresa si decimos que la película que nos toca hoy no es ni más ni menos que otra joya de Charles Band (que nos trajo cosas como Dollman Vs. Demonic Toys). Hablamos, por supuesto, de The Gingerdead Man. Que si fuésemos a traducir correctamente en castellano, llamaríamos "El Hombre de JengibMuerto". Sí, no funciona tan bien. El primer mundo es otra cosa.

Dave dice:
Allá nos tratarían como héroes. O nos encerrarían en los casilleros de alguna secundaria mientras Jack, el capitán del equipo de football, sale con Tiffany, la rubia porrista con tetas duras como mala noticia.

Pero mejor comencemos con lo que estoy seguro que será otra de esas cosas que me llevarán al suicidio a una edad temprana. La película arranca con música de acción, así como re suspenso y eso. Una toma de una cafetería, un grito de una mina, un tipo malo disparando a un flaco que tomaba un café. Lo de siempre en Waco, Texas.

Agropio dice:
De hecho, la escena es tan típica que uno espera que en cualquier momento aparezca
1) George McFly pidiéndole a Lou una leche con chocolate.
2) Pumpkin y Honey-Bunny.

Resulta que hay un tipo con la cara muy larga, al que las leyendas llaman "el actor Gary Busey" pero que para mí es un tipo. El tipo anda por ahí asaltando a las personas hasta que un joven con pinta de que en la escuela le pegaban lo desafía. "Baje el arma, por favor". Te gustó esta línea? Qué bueno, porque el asaltante se la hace repetir cuatro veces. Posta. "Say it again and mean it", dice. Probablemente estaba repitiendo instrucciones del director.

El asaltante mata al pibe (francamente, yo habría hecho lo mismo) y en eso aparece la hermana del muerto, una joven con pechos más grandes que su cabeza (lo cual tiene sentido ya que los debe usar más). Nuestro querido asesino decide perdonarle la vida. Luego decide matarla, ya que su mamá le enseñó que hay que terminar lo que se empieza. Y no inventé nada en esta escena. Como sea, le pega un tiro y se va.

Y acá viene lo bueno de la película: La secuencia de títulos. Not.

Dave dice:
La secuencia de títulos es, para que el espectador se de cuenta, una mezcla de Hitchcock y algún trip de LSD. Lo que podría ser terriblemente genial, pero teniendo en cuenta que la película tiene como nombre "La Galleta Asesina", medio como que uno ya se está riendo. Bah, riendo, uno ya está en el piso ahógandose de la risa.

En cualquier caso, la película sigue y uno ve una ciudad, donde está una panadería. Como su barrio, doña Rosa. Ahí dentro vemos a una joven, que no sé si es panadera o alcohólica, ya que revisa todos los frascos en busca de algo, incluida una botella de whisky. También se pone a mirar unas fotos y tira un melancólico "Feliz aniversario, hermano" y vos justo te preguntás si te perdiste de algo. No, creo que el guionista se perdió. Cosas que pasan.

Agropio dice:
Aquí recibimos un par de pantallazos de recortes de diarios que la joven tiene colgados ahí en el mismo cuarto donde están los hornos de la panadería. Debe vivir ahí. Los recortes nos informan que "Millard Findlemeyer será ejecutado - El testimonio de una chica lo mandó a la silla eléctrica", con una foto del asesino de cara larga que dejamos allá atrás. Gracias, The Daily Exposition. Acá es donde el espectador saca las siguientes conclusiones:

1) Millard Findlemeyer es el asesino de la cara larga.

2) La piba actual es la hermana del pibe al que mató Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga. Por alguna razón, no se murió con el tiro que le pegó Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga.

3) El testimonio de la flaca mandó a Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga, a la silla eléctrica, donde uno deduce mataron a Millard Findlemeyer.

4) ...el asesino de la cara larga.

5) La madre de Millard Findlemeyer es bruja. No sé de dónde sale esto, pero una voz en off lo aclara. Posta.

Sí, ésta es una película compleja. Qué Memento ni Mulholland Drive.

Dave dice:
La joven escucha la puerta y atiende. Alguien le da una caja de "Galletas de la Abuela" y se va, no sin antes que la muchacha diga un "A esa persona no la conozco". Jesus. En cualquier caso, Rick (el ayudante de la panadería u otro alcohólico perdido) aparece, tira un par de comentarios banana para demostrar que es joven y copado. Falla miserablemente, obvio.

Y ya que estamos, se ponen tristes por el hermano muerto de la mina que manda a la cárcel al asesino de la cara larga. Mientras hacen todo esto, abren la caja loca esa que recibió. Rick, demostrando que definitivamente hay veces que el aborto es un favor a la inteligencia mundial, se corta con una caja de cartón y la sangre convenientemente cae en el mismo recipiente donde están las galletas locas de la abuela.

Agropio dice:
Ahora, abuelas misteriosas aparte, vudú o no vudú, yo creo que una panadería normal tiraría a la basura cualquier cosa alimenticia dentro de la cual hubiese CHORREADO SANGRE. Pero ésta no es una panadería normal, así que el coso se queda ahí, probablemente para ser preparado, horneado y vendido al público insospechante. Después de ver esta película, pienso dos veces antes de comprar facturas (porque así disfruto más el sabor de la sangre de empleado).

Luego tenemos una escena de la piba (que el guionista nos dijo que se llama Sarah) con la amiga latina que todos tenemos guardada en algún cajón. Esta versión joven de Celia Cruz se encuentra leyendo el diario (notablemente, el mismo diario cuyos recortes tiene Sarah dando vueltas por ahí, por lo cual me imagino que el ejemplar que está leyendo la tipa ésta tiene agujeros cuadrados en algunas páginas) nos comenta muuuy contenta que el asesino de la cara larga fue ejecutado (otra vez, parece. Qué sé yo) y que sus cenizas fueron enviadas a su madre!! ^^

Ah, y luego tenemos una vieja alcohólica. Esta película lo tiene todo.

Dave dice:
Quiero mencionar, como buen baboso que soy, que la latina está bastante buena. Bah, sí, bueno, mis estandars son casi nulos. Ok, me callo.

Rick, mientras pasa todo esto, se pone a hacer pan o galletas o a separar el campo intrínseco en cada objeto. No sé, no entiendo estas máquinas. La vieja alcohólica que mencionó el Dr. antes se pone a hablar sola como todo buen borracho que se precie y, por alguna misteriosa y absurda razón, tiene una escopeta. De dónde la sacó, qué hacía la vieja borracha con una escopeta en medio de la calle y por qué no hay nadie llamando a la policía son cuestiones que nunca sabremos porque seguramente el guionista las anotó en una servilleta usada. Eso explicaría muchas cosas, por cierto.

De cualquier manera, la vieja dispara a un cartel y se caga de risa así re loca. Llegan Sarah y la latina a calla a la vieja. Eso es ser fascista. La vieja agrega, antes de que la escena cambie a algo que espero que tenga mucho más sentido, que la Latina es muy linda. ¿Yo que dije?.

Agropio dice:
Si de verdad espera que la próxima escena tenga más sentido, se merece la gigantesca decepción que viene: Vemos la masa amorfa que Rick deja, um, amasándose (el mundo de la panadería está famosamente falto de sinónimos) en la máquina de amasar masas. La masa tiene tremendas manchas rojas, así que podemos deducir que es la misma en la que Rick se desangró hace unas escenas (ya que ni la peor panadería trabaja con más de una masa ensangrentada por vez). Y de adentro de la masa... empieza a salir... UNA MANITO!

Mientras tanto, en la escena anterior: Llega un auto y baja una especie de tejano que aparentemente es dueño de la panadería competidora a la que estaba disparando la vieja alcohólica y por la cual siente amenazado su propio establecimiento (y ése fue mi intento de darle un poco de seriedad a la cosa. Gracias). Le dice que quiere comprarle la panadería a ella y "a su mamá borracha". Lol. Y se va.

Sarah se pone emo y para distraerla, Rick le sugiere terminar las galletas de jengibre (claramente, este tipo sabe entretener a una dama).

Por cierto... Acabo de darme cuenta de que, si la madre de Sarah es la Sra. Leigh... Eso significa que Sarah se llama "Sarah Leigh". Sarah Leigh? GET IT? SARA LEE!!! Pucha que es ingenioso este guión.

Dave dice:
Rick claramente le tiene ganas a Sarah. No lo culpo, es decir, es joven e hija de una vieja borracha que dispara con una escopeta a las panaderías rivales en medio de la noche. Todo lo que un hombre desea en una mujer.

Mientras, Sarah hace la galleta y mete la masa moldeada en el horno. El fondo rojo de calor más la cara del muñequito me recuerda a esos bichos feos del DOOM II. Sí, con esos pixeles feos.

En fin, llega una mina rubia y una rata a la panadería, hablan con Sarah, blah blah blah no nos importan. Queremos ver algo de acción. Y justo cuando termino esta queja, Sarah le pega un pastelazo a la rubia, robándole un chiste a Los Tres Chiflados. No, si esta película tiene todo. Que pum, que pan (lol), la rubia y Sarah se pelean de una manera terriblemente ridícula tirándose harina y tocándose sus pechos (posta, Boll estaría terriblemente excitado con esto).

En el interín de la pelea, chocan contra un coso de esos de electricidad (hey, no encuentro mi diccionario) y el haz de electricidad golpea, por alguna razón que andá a saber cuál es, al muñeco loco de gengibre que se está haciendo en el horno. Toda la casualidad. La cosa es que el bichito este comienza a transformarse y se levanta, con pequeñas...¿explosiones? alrededor de su cara. Sí, ni idea.


Agropio dice:
Y así, damas y caballeros, PELÍCULA HAS GAINED TITULO! Yay! ^^

Pero esperá, a ver si entiendo bien. Para hacer un hombre de jengibre con vida propia necesitamos (sí, otra enumeración):
- Un muerto que haya quedado con cosas por hacer.
- Masa con cenizas del difunto preparada por vieja vudú.
- Sangre de un salame mezclada con la masa loca.
- Galleta con forma de personita.
- Golpe loco de electricidad mientras el fulano se está horneando.

Hurm. No es por hacerme el escéptico, pero ¿no son como muchas casualidades? O sea, quiero decir, imaginate todas las cosas que se tienen que dar. Esta historia estuvo a un centímetro de no suceder nunca. Decí que creo que tiene el "Basado en una historia real" al principio, porque si no no me lo creería.

En fin. En eso llega Amos, el típico deportista novio de la rubia. Y tiene una remera que dice "Pull my finger".

Viene a buscar a su novia, que está tardando mucho. Debe sospechar cuernos.

Dave dice:
Técnicamente, algo de cuernos había. Le estaba tocando los pechos a Sarah después de todo.

En fin, Amos actúa como el estereotipo que es. Se la lleva a la rubia, pero justo antes de irse, escuchan un ruido fuertísimo en el horno. Amos y Sarah tratan de abrir la puerta así, sin protección ni nada. Definitivamente estos tipos tienen que ser miembros de MENSA. La rubia mira cómo hacen esto con ese tono de "Tenemos que irnos de este basurero" (que por cierto, vos contribuiste a que se pusiera así) y, agárrese los rulos Doña Rosa, ¡aparece el muñeco loco!. Bueno, aparece un segundo, haciendo el mejor "Toasty!" desde el MKII. La rubia grita y trata de que no abran el horno, más por miedo a lo que hay adentro que a lo que les pueda pasar. Niños, no traten de hacer esto en casa.

Y mientras sacan la bandeja del horno, escuchan una voz. Oh sí, la voz del HOMBRE DE JENGIBRE. OMFG.

Wait, ¿hombre de jengibre?.

Agropio dice:
"Well, it sure ain't the Pillsbury fuckin' Doughboy!". Y ojo que eso no lo digo yo, lo dice el mencionado (Dios mío) Hombre de Jengibre. Y luego se escapa. Aquí Sarah empieza a recordar que "Yo conozco esa voz". Contrario a lo que yo creía, resulta que si un hombre de jengibre sale de tu horno y te grita groserías para luego huir corriendo a todo lo que dan sus patitas horneadas, la reacción más probable es "Che, yo conozco esa voz". Pero por supuesto.

Luego de una toma establecedora del mismo lugar en el que ya estábamos (al director le contaron que al principio de algunas escenas mostrás el lugar desde afuera, pero nunca le terminaron de explicar para qué), los Tres Panaderos llegan muy lógicamente a la conclusión de que el muñeco de jengibre no es otro que Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga, que ha vuelto de la tumba (como prometió) para terminar lo que había empezado (como le enseñó su mamá) y terminar con la película (como queremos todos).

Así que es lógico que tenemos que matarlo para que, um, para... Bueno, hay que matarlo. Pero no antes de la escena clásica que todos estamos esperando desde que comenzó la película: El encuentro entre el Muñeco Asesino de Jengibre y la Vieja Alcohólica.

Dave dice:
Es como el clásico de clásicos, el Real Madrid - Barcelona, el Argentina - Brazil, el Luke - Vader. De nada, Sr. Lucas.

La vieja borracha mira los recortes del asesino de su hijo, mientras tiene una botella de whisky en la mano y dice "es mejor olvidar esto", hablando, quiero creer, del asesinato de su primogénito y no de revisar si tiene ropa puesta. Ew.

La Galleta Asesina se enfrenta contra la vieja, quien tiene la típica escena de película donde hay un borracho y algo loco sucede enfrente de sus ojos: Deja la botella y dice "Suficiente por hoy". ¿No dijimos que esta película tenía todo?. La galleta loca habla con la vieja, mientras tiene un cuchillo muy chiquito detrás suyo. La borracha se acerca para verlo bien y de pronto, ES ATACADA POR LA GALLETA OMG LOL WTF. Pierde un dedo en lo que es sin duda la peor escena jamás filmada de la pérdida de un dedo. Y casi se muere. Pero la galleta le sigue hablando y ella reconoce su voz como la del ases- ok, ya entendiste.

Agropio dice:
Che, ¿de dónde cuernos sacó el cuchillito ése? Loco, yo sé de cuchillos, y en mi vida vi un coso como ése. Está bien que esto es una panadería, pero creo que en algún lugar del mundo hay un G.I. Joe que no encuentra su arma.

Como sea, la escena siguiente de la vieja es muy simpática, ya que aquí la anciana trata de explicarle a la Latina que el asesino de la cara larga está encarnado en un muñeco de jengibre que trató de matarla. Y adivine, señora, señor: ¿La Latina le cree? No. Asume que está borracha. Es tristísimo que la ÚNICA reacción lógica en toda la maldita película sea también la que está equivocada.

Mientras tanto, Amos sale de la panadería para buscar un arma que dejó en el auto, porque esto es Texas. Creo. Mientras mientras tanto, la Rubia y Sarah se quedan hablando adentro y aquí nos enteramos de que en realidad la Rubia no es la novia de Amos, sino que sólo está con Amos, aunque no está realmente con Amos. Eso dice. Creo que esto significa: Amos no le puede tirar onda a Sarah, pero la Rubia puede servicear a quien guste. Si me preguntás a mí, alguien se está buscando una infibulación.

Dave dice:
De vuelta la toma del frente de la panadería, cosa de que no te olvides con tanta muerte y alcohol. Luego, aparece el texano loco que quería comprar la panadería hablando solo. No sé qué tienen en esta película que todos tienen monólogos en voz alta.

Amos y Sarah se quedan solos y medio que ella le tira onda. Él medio que se la devuelve. No estoy seguro, esta película tiene menos character development que Mickey en los 80 años que tiene. Mientras tanto, LA GALLETA SE ROBA UN AUTO. Y si te preguntás cómo carajo hace para manejar, ni idea. Lo que sí sé es que mata al texano. Eso le pasa por votar a Bush.

Siguen Sarah y Amos los dos solos demostrando que tienen menos química que Rorschach y las mujeres. De ahí, la rubia está haciendo guardia con un palo de amasar. Toda la sutileza. De cualquier manera, entran a lo que creo que es el horno y encuentran...My God...

Agropio dice:
...A LA LATINA! Preparada como un hombre de jengibre, cubierta de crema y, atención, con una cereza en cada pezón. Sí, lo que leíste.

A esta altura, Amos empieza a entender que, a lo mejor, la galleta no es otro que Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga, que ha vuelto de la tumb--bleh, todo lo mismo que ya había deducido en una escena anterior. Sí, Amos tiene problemitas de memoria de corto plazo. Debe ser por los esteroides y drogas baratas. Sí, Amos tiene problemitas de memoria de corto plazo.

En fin, aquí Amos resume el plot en la frase mágica que tenemos en la imagen principal. Me imagino que en este punto de la filmación el director grito "CUT!.. Es verdad, che... ¿Qué diablos estamos haciendo?" y saltó por una ventana.

Ah, y Amos le come la boca a Sarah. Al fin.

Dave dice:
Mientras, a la rubia la galleta le corta la cara. O le tira frambuesa, no sé. Lo que sí sé es que encima de que se quedó sin macho, le lastimaron la cara. Y le mataron al padre. Porque sí, señora, el texano era el padre. Pobre mina.

La galleta loca se enfrenta a una rata, mientras los tres protagonistas se pelean porque se culpan entre sí el aceptar este trabajo. En la película, no en la panadería. La rubia se enoja, pero justo cuando se está retirando del lugar, la galleta le tira un cuchillo y le pega en la frente. Qué horrible maquillaje, por cierto.

Al parecer, el asesino de 15 cm cerró todas las salidas, pero Sarah, ofreciéndose cual Jesús, se entrega para que trate de matarla. No pueden, claramente, porque todavía quedan (lamentablemente) 20 minutos de película.

Agropio dice:
Aparece la Galleta y patotea un poco a Sarah, quien descubre, como consecuencia inexplicable de este diálogo, que su madre, la Vieja Alcohólica, ESTÁ ENCERRADA EN EL HORNO!! Sí, parece que no leyó el disclaimer de no intentar esto en casa. Oh, no. Qué harán nuestros héroes ahora?

Medio que se dejan ganar. Y listo. La vieja en el horno, ellos en el piso y el asesino con un arma. Estaríamos en perfectas condiciones de terminar la pelíc—DAMN IT! En eso llega el infeliz de Rick para salvar la situación. Mocoso metido, ¿quién te llamó? Pero no importa, porque el asesino lo baja a tiros (atención a la manito del titiritero).

Ahora sí? Perdieron? Listo? NO. Llega la Latina, que aparentemente usó su magia étnica para sacarse la crema de la piel y las cerezas de los pezones. Y si eso no te alcanza, pensá que se las sacó la vieja. Con la lengua. Dulces sueños ^^.

Como sea, llega la Latina y le pega al Muñeco con una especie de sartén o equipo de panadería genérico. Es nuestra oportunidad. El hombre de jengibre está noqueado y nos encontramos a diez minutos del final.

Dave dice:
Rescatan a la vieja (a quien, con tanto alcohol encima, le deben quedar dos o tres días más antes de morir por cirrosis), y cuando salen encuentran el cuerpo del texano, ahí, todavía aplastado contra la pared. Con todo el quilombo que sucedió, ¿nadie de los vecinos llamó a la policía?. Loco, otra que Kitty Genovese.

En fin, Sarah vuelve a la panadería porque definitivamente quiere morir, y se encuentra con Rick, quien no es más ese joven risueño que habíamos visto hasta ahora. Resulta que está poseído por el alma del asesino de cara larga porque (ojo con el vómito) se comió la galleta que intentó matarlos, es decir, se comió al asesino. Sí, no sé, debe ser cosa de la latina y su magia étnica. Estos sudacas. Rick/Asesino trata de matarla pero le chupa la cara con la lengua azul (WTF?), y Amos llega para salvarla. Le dispara varios tiros, y se hace el malo pero cual muñeco choto, éste sobrevive. Entre todos lo tiran dentro del horno y lo prenden, logrando que Rick se queme vivo y mostrandole a los niños qué hacer si algún día se encuentran en una panadería con una galleta asesina que toma posesión del cuerpo de un amigo que te tiene ganas llamado Rick. Y qué larga fue esa oración.


Agropio dice:
Yyyy listo. Parece. Terminó?

NO. Che, ¿por qué me hace esto esta película?.. Pasamos a una escena que sucede un año después. Está Sarah, está Amos comiéndosela, y está la Vieja. La Vieja está maquillada y peinada, así que tenemos que asumir que dejó el alcohol. Ahora, esto en mi experiencia no es realista: La mujer más maquillada de una fila de muestra es probablemente la más alcohólica también, así como la más promiscua y la más manipuladora, y eso lo sabemos todos. (No sé por qué las damas no me hallan adorable).

La panadería también está maquillada y renovada y toda bonita y limpia (moraleja: Dejar el alcohol es bueno, pero que un muñeco de jengibre mate a tu competidor tejano es aún mejor). Y están haciendo una venta de cosas de panadería a beneficio de un hospital. Sí, como si haberles proporcionado un deportista baleado y una vieja a medio hornear no hubiesen sido suficientes, el hospital pretencioso ése pide una venta a beneficio. En fin.

Llegan unos niños a pedir (adiviná) galletas de jengibre. "Uh, no hay más, purrete", dice Sarah. O algo parecido. Pero...

Dave dice:
Una enfermera del hospital, quien está ahí claramente para A) comer y B) robar sueldo al Estado, les da una caja que alguien dejó hace poco. En esta caja hay un montón de muñecos de jengibre que, de pronto, MIRAN A LOS NIÑOS (a excepción del de la derecha, que parece el Forrest Gump del grupo).

Y sí, por fin termina la película. Por fin. Los créditos pasan mientras nos muestran las imágenes de los actores y sus respectivos códigos de barr-digo, nombres. Entiendo que cuando sos joven y necesitás dinero, aceptes cualquier cosa, pero loco, ¿acaso no desean progresar en sus carreras artísticas alguna vez?.

Conclusiones que podemos sacar de la película:
- La panadería es algo mortal.
- Las latinas tienen magia vudú.
- "Tener cosas que hacer" te asegura una segunda vida.


Agropio dice:
Che, soy yo o la canción de los créditos es bastante buena?.. Um... *blush* Digo... No, no dije nada.

Woohoo! Terminó. Cierto? Cierto. Querido público, está bien claro que nos odian.

Dave dice:
De más está decir que volveré de la muerte, y los atacaré a cada uno de ustedes en forma de galleta de jengibre. Esperen nomás.

En fin, creo que eso es todo lo que podemos decir acerca de este bodrio, ¿verdad?.

Agropio dice:
Nunca terminaré de decir todo lo que tengo para decir acerca de este bodrio, pero me lo guardaré por respeto a los niños presentes, a las madres y a los panaderos.

La última vez que se nos ocurre poner una encuesta, manga de sádicos. No se les puede dejar decidir nada.

Dave dice:
Yo me despido antes que decidan que veamos "Catwoman" o algo así. Hasta la próxima, fuckers:

David "I'll be back" Pedreira.

Agropio dice:
Yo me voy a comprar facturas. Monstruos insensibles.

Agropio se va con un portazo.

4 comentarios:

Mel dijo...

Yo entendí ^^. Herzog gun FTW.

Hum, wait. Entender uno de sus chistes/referencias me coloca en una posición horribe. Ahora se que puedo considerarme parte de la élite de que los que van a morir solos y miserables.
Y yo que quería llegar lejos en la vida :(.

Luchito, de la facu dijo...

yo por suerte sigo sin entender nada! Entre apunte y apunte, eksplosivadiareo me dibuja una sonrisa! nos vemos chicos

Andrés dijo...

Yo sigo sin poder creer lo del dedo del titiritero.

Nicolás dijo...

"Y listo. La vieja en el horno, ellos en el piso y el asesino con un arma."


la vieja en el horno. esta en el horno. entienden? LOL