(ex Eksplosiva Diareo)

Estamos en el Fasebú!

23 de febrero de 2009

The Gingerdead Man (2005).

--
The Gingerdead Man.
Charles Band, 2005.


Dave dice:
Bienvenidos a otro review más de Eksplosiva Diareo. ¿Cómo le va, Doña Rosa? Tanto tiempo. En cualquier caso, esta vez es una situación muy especial. No, no es mi Bar Mitzvah ni nada por el estilo. Esta vez tenemos que analizar una película que vos, plebe, elegiste gracias a la grandiosa tecnología que tenemos a la izquierda. Sí, esta vez es la primera vez que nos toca una película elegida por el pueblo. Claramente, si sale mal, la culpa la van a tener ustedes.

Agropio dice:
Efectivamente, llegó el momento de demostrar en Eksplosiva Diareo por qué el pueblo nunca debería tener el poder de elegir nada, ya que, como sabemos todos, el pueblo no sabe lo que es bueno para él mismo.

En fin. No es una gran sorpresa si decimos que la película que nos toca hoy no es ni más ni menos que otra joya de Charles Band (que nos trajo cosas como Dollman Vs. Demonic Toys). Hablamos, por supuesto, de The Gingerdead Man. Que si fuésemos a traducir correctamente en castellano, llamaríamos "El Hombre de JengibMuerto". Sí, no funciona tan bien. El primer mundo es otra cosa.

Dave dice:
Allá nos tratarían como héroes. O nos encerrarían en los casilleros de alguna secundaria mientras Jack, el capitán del equipo de football, sale con Tiffany, la rubia porrista con tetas duras como mala noticia.

Pero mejor comencemos con lo que estoy seguro que será otra de esas cosas que me llevarán al suicidio a una edad temprana. La película arranca con música de acción, así como re suspenso y eso. Una toma de una cafetería, un grito de una mina, un tipo malo disparando a un flaco que tomaba un café. Lo de siempre en Waco, Texas.

Agropio dice:
De hecho, la escena es tan típica que uno espera que en cualquier momento aparezca
1) George McFly pidiéndole a Lou una leche con chocolate.
2) Pumpkin y Honey-Bunny.

Resulta que hay un tipo con la cara muy larga, al que las leyendas llaman "el actor Gary Busey" pero que para mí es un tipo. El tipo anda por ahí asaltando a las personas hasta que un joven con pinta de que en la escuela le pegaban lo desafía. "Baje el arma, por favor". Te gustó esta línea? Qué bueno, porque el asaltante se la hace repetir cuatro veces. Posta. "Say it again and mean it", dice. Probablemente estaba repitiendo instrucciones del director.

El asaltante mata al pibe (francamente, yo habría hecho lo mismo) y en eso aparece la hermana del muerto, una joven con pechos más grandes que su cabeza (lo cual tiene sentido ya que los debe usar más). Nuestro querido asesino decide perdonarle la vida. Luego decide matarla, ya que su mamá le enseñó que hay que terminar lo que se empieza. Y no inventé nada en esta escena. Como sea, le pega un tiro y se va.

Y acá viene lo bueno de la película: La secuencia de títulos. Not.

Dave dice:
La secuencia de títulos es, para que el espectador se de cuenta, una mezcla de Hitchcock y algún trip de LSD. Lo que podría ser terriblemente genial, pero teniendo en cuenta que la película tiene como nombre "La Galleta Asesina", medio como que uno ya se está riendo. Bah, riendo, uno ya está en el piso ahógandose de la risa.

En cualquier caso, la película sigue y uno ve una ciudad, donde está una panadería. Como su barrio, doña Rosa. Ahí dentro vemos a una joven, que no sé si es panadera o alcohólica, ya que revisa todos los frascos en busca de algo, incluida una botella de whisky. También se pone a mirar unas fotos y tira un melancólico "Feliz aniversario, hermano" y vos justo te preguntás si te perdiste de algo. No, creo que el guionista se perdió. Cosas que pasan.

Agropio dice:
Aquí recibimos un par de pantallazos de recortes de diarios que la joven tiene colgados ahí en el mismo cuarto donde están los hornos de la panadería. Debe vivir ahí. Los recortes nos informan que "Millard Findlemeyer será ejecutado - El testimonio de una chica lo mandó a la silla eléctrica", con una foto del asesino de cara larga que dejamos allá atrás. Gracias, The Daily Exposition. Acá es donde el espectador saca las siguientes conclusiones:

1) Millard Findlemeyer es el asesino de la cara larga.

2) La piba actual es la hermana del pibe al que mató Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga. Por alguna razón, no se murió con el tiro que le pegó Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga.

3) El testimonio de la flaca mandó a Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga, a la silla eléctrica, donde uno deduce mataron a Millard Findlemeyer.

4) ...el asesino de la cara larga.

5) La madre de Millard Findlemeyer es bruja. No sé de dónde sale esto, pero una voz en off lo aclara. Posta.

Sí, ésta es una película compleja. Qué Memento ni Mulholland Drive.

Dave dice:
La joven escucha la puerta y atiende. Alguien le da una caja de "Galletas de la Abuela" y se va, no sin antes que la muchacha diga un "A esa persona no la conozco". Jesus. En cualquier caso, Rick (el ayudante de la panadería u otro alcohólico perdido) aparece, tira un par de comentarios banana para demostrar que es joven y copado. Falla miserablemente, obvio.

Y ya que estamos, se ponen tristes por el hermano muerto de la mina que manda a la cárcel al asesino de la cara larga. Mientras hacen todo esto, abren la caja loca esa que recibió. Rick, demostrando que definitivamente hay veces que el aborto es un favor a la inteligencia mundial, se corta con una caja de cartón y la sangre convenientemente cae en el mismo recipiente donde están las galletas locas de la abuela.

Agropio dice:
Ahora, abuelas misteriosas aparte, vudú o no vudú, yo creo que una panadería normal tiraría a la basura cualquier cosa alimenticia dentro de la cual hubiese CHORREADO SANGRE. Pero ésta no es una panadería normal, así que el coso se queda ahí, probablemente para ser preparado, horneado y vendido al público insospechante. Después de ver esta película, pienso dos veces antes de comprar facturas (porque así disfruto más el sabor de la sangre de empleado).

Luego tenemos una escena de la piba (que el guionista nos dijo que se llama Sarah) con la amiga latina que todos tenemos guardada en algún cajón. Esta versión joven de Celia Cruz se encuentra leyendo el diario (notablemente, el mismo diario cuyos recortes tiene Sarah dando vueltas por ahí, por lo cual me imagino que el ejemplar que está leyendo la tipa ésta tiene agujeros cuadrados en algunas páginas) nos comenta muuuy contenta que el asesino de la cara larga fue ejecutado (otra vez, parece. Qué sé yo) y que sus cenizas fueron enviadas a su madre!! ^^

Ah, y luego tenemos una vieja alcohólica. Esta película lo tiene todo.

Dave dice:
Quiero mencionar, como buen baboso que soy, que la latina está bastante buena. Bah, sí, bueno, mis estandars son casi nulos. Ok, me callo.

Rick, mientras pasa todo esto, se pone a hacer pan o galletas o a separar el campo intrínseco en cada objeto. No sé, no entiendo estas máquinas. La vieja alcohólica que mencionó el Dr. antes se pone a hablar sola como todo buen borracho que se precie y, por alguna misteriosa y absurda razón, tiene una escopeta. De dónde la sacó, qué hacía la vieja borracha con una escopeta en medio de la calle y por qué no hay nadie llamando a la policía son cuestiones que nunca sabremos porque seguramente el guionista las anotó en una servilleta usada. Eso explicaría muchas cosas, por cierto.

De cualquier manera, la vieja dispara a un cartel y se caga de risa así re loca. Llegan Sarah y la latina a calla a la vieja. Eso es ser fascista. La vieja agrega, antes de que la escena cambie a algo que espero que tenga mucho más sentido, que la Latina es muy linda. ¿Yo que dije?.

Agropio dice:
Si de verdad espera que la próxima escena tenga más sentido, se merece la gigantesca decepción que viene: Vemos la masa amorfa que Rick deja, um, amasándose (el mundo de la panadería está famosamente falto de sinónimos) en la máquina de amasar masas. La masa tiene tremendas manchas rojas, así que podemos deducir que es la misma en la que Rick se desangró hace unas escenas (ya que ni la peor panadería trabaja con más de una masa ensangrentada por vez). Y de adentro de la masa... empieza a salir... UNA MANITO!

Mientras tanto, en la escena anterior: Llega un auto y baja una especie de tejano que aparentemente es dueño de la panadería competidora a la que estaba disparando la vieja alcohólica y por la cual siente amenazado su propio establecimiento (y ése fue mi intento de darle un poco de seriedad a la cosa. Gracias). Le dice que quiere comprarle la panadería a ella y "a su mamá borracha". Lol. Y se va.

Sarah se pone emo y para distraerla, Rick le sugiere terminar las galletas de jengibre (claramente, este tipo sabe entretener a una dama).

Por cierto... Acabo de darme cuenta de que, si la madre de Sarah es la Sra. Leigh... Eso significa que Sarah se llama "Sarah Leigh". Sarah Leigh? GET IT? SARA LEE!!! Pucha que es ingenioso este guión.

Dave dice:
Rick claramente le tiene ganas a Sarah. No lo culpo, es decir, es joven e hija de una vieja borracha que dispara con una escopeta a las panaderías rivales en medio de la noche. Todo lo que un hombre desea en una mujer.

Mientras, Sarah hace la galleta y mete la masa moldeada en el horno. El fondo rojo de calor más la cara del muñequito me recuerda a esos bichos feos del DOOM II. Sí, con esos pixeles feos.

En fin, llega una mina rubia y una rata a la panadería, hablan con Sarah, blah blah blah no nos importan. Queremos ver algo de acción. Y justo cuando termino esta queja, Sarah le pega un pastelazo a la rubia, robándole un chiste a Los Tres Chiflados. No, si esta película tiene todo. Que pum, que pan (lol), la rubia y Sarah se pelean de una manera terriblemente ridícula tirándose harina y tocándose sus pechos (posta, Boll estaría terriblemente excitado con esto).

En el interín de la pelea, chocan contra un coso de esos de electricidad (hey, no encuentro mi diccionario) y el haz de electricidad golpea, por alguna razón que andá a saber cuál es, al muñeco loco de gengibre que se está haciendo en el horno. Toda la casualidad. La cosa es que el bichito este comienza a transformarse y se levanta, con pequeñas...¿explosiones? alrededor de su cara. Sí, ni idea.


Agropio dice:
Y así, damas y caballeros, PELÍCULA HAS GAINED TITULO! Yay! ^^

Pero esperá, a ver si entiendo bien. Para hacer un hombre de jengibre con vida propia necesitamos (sí, otra enumeración):
- Un muerto que haya quedado con cosas por hacer.
- Masa con cenizas del difunto preparada por vieja vudú.
- Sangre de un salame mezclada con la masa loca.
- Galleta con forma de personita.
- Golpe loco de electricidad mientras el fulano se está horneando.

Hurm. No es por hacerme el escéptico, pero ¿no son como muchas casualidades? O sea, quiero decir, imaginate todas las cosas que se tienen que dar. Esta historia estuvo a un centímetro de no suceder nunca. Decí que creo que tiene el "Basado en una historia real" al principio, porque si no no me lo creería.

En fin. En eso llega Amos, el típico deportista novio de la rubia. Y tiene una remera que dice "Pull my finger".

Viene a buscar a su novia, que está tardando mucho. Debe sospechar cuernos.

Dave dice:
Técnicamente, algo de cuernos había. Le estaba tocando los pechos a Sarah después de todo.

En fin, Amos actúa como el estereotipo que es. Se la lleva a la rubia, pero justo antes de irse, escuchan un ruido fuertísimo en el horno. Amos y Sarah tratan de abrir la puerta así, sin protección ni nada. Definitivamente estos tipos tienen que ser miembros de MENSA. La rubia mira cómo hacen esto con ese tono de "Tenemos que irnos de este basurero" (que por cierto, vos contribuiste a que se pusiera así) y, agárrese los rulos Doña Rosa, ¡aparece el muñeco loco!. Bueno, aparece un segundo, haciendo el mejor "Toasty!" desde el MKII. La rubia grita y trata de que no abran el horno, más por miedo a lo que hay adentro que a lo que les pueda pasar. Niños, no traten de hacer esto en casa.

Y mientras sacan la bandeja del horno, escuchan una voz. Oh sí, la voz del HOMBRE DE JENGIBRE. OMFG.

Wait, ¿hombre de jengibre?.

Agropio dice:
"Well, it sure ain't the Pillsbury fuckin' Doughboy!". Y ojo que eso no lo digo yo, lo dice el mencionado (Dios mío) Hombre de Jengibre. Y luego se escapa. Aquí Sarah empieza a recordar que "Yo conozco esa voz". Contrario a lo que yo creía, resulta que si un hombre de jengibre sale de tu horno y te grita groserías para luego huir corriendo a todo lo que dan sus patitas horneadas, la reacción más probable es "Che, yo conozco esa voz". Pero por supuesto.

Luego de una toma establecedora del mismo lugar en el que ya estábamos (al director le contaron que al principio de algunas escenas mostrás el lugar desde afuera, pero nunca le terminaron de explicar para qué), los Tres Panaderos llegan muy lógicamente a la conclusión de que el muñeco de jengibre no es otro que Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga, que ha vuelto de la tumba (como prometió) para terminar lo que había empezado (como le enseñó su mamá) y terminar con la película (como queremos todos).

Así que es lógico que tenemos que matarlo para que, um, para... Bueno, hay que matarlo. Pero no antes de la escena clásica que todos estamos esperando desde que comenzó la película: El encuentro entre el Muñeco Asesino de Jengibre y la Vieja Alcohólica.

Dave dice:
Es como el clásico de clásicos, el Real Madrid - Barcelona, el Argentina - Brazil, el Luke - Vader. De nada, Sr. Lucas.

La vieja borracha mira los recortes del asesino de su hijo, mientras tiene una botella de whisky en la mano y dice "es mejor olvidar esto", hablando, quiero creer, del asesinato de su primogénito y no de revisar si tiene ropa puesta. Ew.

La Galleta Asesina se enfrenta contra la vieja, quien tiene la típica escena de película donde hay un borracho y algo loco sucede enfrente de sus ojos: Deja la botella y dice "Suficiente por hoy". ¿No dijimos que esta película tenía todo?. La galleta loca habla con la vieja, mientras tiene un cuchillo muy chiquito detrás suyo. La borracha se acerca para verlo bien y de pronto, ES ATACADA POR LA GALLETA OMG LOL WTF. Pierde un dedo en lo que es sin duda la peor escena jamás filmada de la pérdida de un dedo. Y casi se muere. Pero la galleta le sigue hablando y ella reconoce su voz como la del ases- ok, ya entendiste.

Agropio dice:
Che, ¿de dónde cuernos sacó el cuchillito ése? Loco, yo sé de cuchillos, y en mi vida vi un coso como ése. Está bien que esto es una panadería, pero creo que en algún lugar del mundo hay un G.I. Joe que no encuentra su arma.

Como sea, la escena siguiente de la vieja es muy simpática, ya que aquí la anciana trata de explicarle a la Latina que el asesino de la cara larga está encarnado en un muñeco de jengibre que trató de matarla. Y adivine, señora, señor: ¿La Latina le cree? No. Asume que está borracha. Es tristísimo que la ÚNICA reacción lógica en toda la maldita película sea también la que está equivocada.

Mientras tanto, Amos sale de la panadería para buscar un arma que dejó en el auto, porque esto es Texas. Creo. Mientras mientras tanto, la Rubia y Sarah se quedan hablando adentro y aquí nos enteramos de que en realidad la Rubia no es la novia de Amos, sino que sólo está con Amos, aunque no está realmente con Amos. Eso dice. Creo que esto significa: Amos no le puede tirar onda a Sarah, pero la Rubia puede servicear a quien guste. Si me preguntás a mí, alguien se está buscando una infibulación.

Dave dice:
De vuelta la toma del frente de la panadería, cosa de que no te olvides con tanta muerte y alcohol. Luego, aparece el texano loco que quería comprar la panadería hablando solo. No sé qué tienen en esta película que todos tienen monólogos en voz alta.

Amos y Sarah se quedan solos y medio que ella le tira onda. Él medio que se la devuelve. No estoy seguro, esta película tiene menos character development que Mickey en los 80 años que tiene. Mientras tanto, LA GALLETA SE ROBA UN AUTO. Y si te preguntás cómo carajo hace para manejar, ni idea. Lo que sí sé es que mata al texano. Eso le pasa por votar a Bush.

Siguen Sarah y Amos los dos solos demostrando que tienen menos química que Rorschach y las mujeres. De ahí, la rubia está haciendo guardia con un palo de amasar. Toda la sutileza. De cualquier manera, entran a lo que creo que es el horno y encuentran...My God...

Agropio dice:
...A LA LATINA! Preparada como un hombre de jengibre, cubierta de crema y, atención, con una cereza en cada pezón. Sí, lo que leíste.

A esta altura, Amos empieza a entender que, a lo mejor, la galleta no es otro que Millard Findlemeyer, el asesino de la cara larga, que ha vuelto de la tumb--bleh, todo lo mismo que ya había deducido en una escena anterior. Sí, Amos tiene problemitas de memoria de corto plazo. Debe ser por los esteroides y drogas baratas. Sí, Amos tiene problemitas de memoria de corto plazo.

En fin, aquí Amos resume el plot en la frase mágica que tenemos en la imagen principal. Me imagino que en este punto de la filmación el director grito "CUT!.. Es verdad, che... ¿Qué diablos estamos haciendo?" y saltó por una ventana.

Ah, y Amos le come la boca a Sarah. Al fin.

Dave dice:
Mientras, a la rubia la galleta le corta la cara. O le tira frambuesa, no sé. Lo que sí sé es que encima de que se quedó sin macho, le lastimaron la cara. Y le mataron al padre. Porque sí, señora, el texano era el padre. Pobre mina.

La galleta loca se enfrenta a una rata, mientras los tres protagonistas se pelean porque se culpan entre sí el aceptar este trabajo. En la película, no en la panadería. La rubia se enoja, pero justo cuando se está retirando del lugar, la galleta le tira un cuchillo y le pega en la frente. Qué horrible maquillaje, por cierto.

Al parecer, el asesino de 15 cm cerró todas las salidas, pero Sarah, ofreciéndose cual Jesús, se entrega para que trate de matarla. No pueden, claramente, porque todavía quedan (lamentablemente) 20 minutos de película.

Agropio dice:
Aparece la Galleta y patotea un poco a Sarah, quien descubre, como consecuencia inexplicable de este diálogo, que su madre, la Vieja Alcohólica, ESTÁ ENCERRADA EN EL HORNO!! Sí, parece que no leyó el disclaimer de no intentar esto en casa. Oh, no. Qué harán nuestros héroes ahora?

Medio que se dejan ganar. Y listo. La vieja en el horno, ellos en el piso y el asesino con un arma. Estaríamos en perfectas condiciones de terminar la pelíc—DAMN IT! En eso llega el infeliz de Rick para salvar la situación. Mocoso metido, ¿quién te llamó? Pero no importa, porque el asesino lo baja a tiros (atención a la manito del titiritero).

Ahora sí? Perdieron? Listo? NO. Llega la Latina, que aparentemente usó su magia étnica para sacarse la crema de la piel y las cerezas de los pezones. Y si eso no te alcanza, pensá que se las sacó la vieja. Con la lengua. Dulces sueños ^^.

Como sea, llega la Latina y le pega al Muñeco con una especie de sartén o equipo de panadería genérico. Es nuestra oportunidad. El hombre de jengibre está noqueado y nos encontramos a diez minutos del final.

Dave dice:
Rescatan a la vieja (a quien, con tanto alcohol encima, le deben quedar dos o tres días más antes de morir por cirrosis), y cuando salen encuentran el cuerpo del texano, ahí, todavía aplastado contra la pared. Con todo el quilombo que sucedió, ¿nadie de los vecinos llamó a la policía?. Loco, otra que Kitty Genovese.

En fin, Sarah vuelve a la panadería porque definitivamente quiere morir, y se encuentra con Rick, quien no es más ese joven risueño que habíamos visto hasta ahora. Resulta que está poseído por el alma del asesino de cara larga porque (ojo con el vómito) se comió la galleta que intentó matarlos, es decir, se comió al asesino. Sí, no sé, debe ser cosa de la latina y su magia étnica. Estos sudacas. Rick/Asesino trata de matarla pero le chupa la cara con la lengua azul (WTF?), y Amos llega para salvarla. Le dispara varios tiros, y se hace el malo pero cual muñeco choto, éste sobrevive. Entre todos lo tiran dentro del horno y lo prenden, logrando que Rick se queme vivo y mostrandole a los niños qué hacer si algún día se encuentran en una panadería con una galleta asesina que toma posesión del cuerpo de un amigo que te tiene ganas llamado Rick. Y qué larga fue esa oración.


Agropio dice:
Yyyy listo. Parece. Terminó?

NO. Che, ¿por qué me hace esto esta película?.. Pasamos a una escena que sucede un año después. Está Sarah, está Amos comiéndosela, y está la Vieja. La Vieja está maquillada y peinada, así que tenemos que asumir que dejó el alcohol. Ahora, esto en mi experiencia no es realista: La mujer más maquillada de una fila de muestra es probablemente la más alcohólica también, así como la más promiscua y la más manipuladora, y eso lo sabemos todos. (No sé por qué las damas no me hallan adorable).

La panadería también está maquillada y renovada y toda bonita y limpia (moraleja: Dejar el alcohol es bueno, pero que un muñeco de jengibre mate a tu competidor tejano es aún mejor). Y están haciendo una venta de cosas de panadería a beneficio de un hospital. Sí, como si haberles proporcionado un deportista baleado y una vieja a medio hornear no hubiesen sido suficientes, el hospital pretencioso ése pide una venta a beneficio. En fin.

Llegan unos niños a pedir (adiviná) galletas de jengibre. "Uh, no hay más, purrete", dice Sarah. O algo parecido. Pero...

Dave dice:
Una enfermera del hospital, quien está ahí claramente para A) comer y B) robar sueldo al Estado, les da una caja que alguien dejó hace poco. En esta caja hay un montón de muñecos de jengibre que, de pronto, MIRAN A LOS NIÑOS (a excepción del de la derecha, que parece el Forrest Gump del grupo).

Y sí, por fin termina la película. Por fin. Los créditos pasan mientras nos muestran las imágenes de los actores y sus respectivos códigos de barr-digo, nombres. Entiendo que cuando sos joven y necesitás dinero, aceptes cualquier cosa, pero loco, ¿acaso no desean progresar en sus carreras artísticas alguna vez?.

Conclusiones que podemos sacar de la película:
- La panadería es algo mortal.
- Las latinas tienen magia vudú.
- "Tener cosas que hacer" te asegura una segunda vida.


Agropio dice:
Che, soy yo o la canción de los créditos es bastante buena?.. Um... *blush* Digo... No, no dije nada.

Woohoo! Terminó. Cierto? Cierto. Querido público, está bien claro que nos odian.

Dave dice:
De más está decir que volveré de la muerte, y los atacaré a cada uno de ustedes en forma de galleta de jengibre. Esperen nomás.

En fin, creo que eso es todo lo que podemos decir acerca de este bodrio, ¿verdad?.

Agropio dice:
Nunca terminaré de decir todo lo que tengo para decir acerca de este bodrio, pero me lo guardaré por respeto a los niños presentes, a las madres y a los panaderos.

La última vez que se nos ocurre poner una encuesta, manga de sádicos. No se les puede dejar decidir nada.

Dave dice:
Yo me despido antes que decidan que veamos "Catwoman" o algo así. Hasta la próxima, fuckers:

David "I'll be back" Pedreira.

Agropio dice:
Yo me voy a comprar facturas. Monstruos insensibles.

Agropio se va con un portazo.

15 de febrero de 2009

Surf Nazis Must Die (1987).

--
Surf Nazis Must Die.
Peter George, 1987.

Buenas tardes, lectores de mis entrañas. Bien, creo que con un título como aquél no necesito párrafo introductorio alguno, así que pasemos directamente a darle matraca con la película.

Surf Nazis Must Die (que no pienso abreviar porque simplemente me encanta escribir ese título) se trata sobre unos surfistas nazis. Que deben morir. No te esperabas ésa, ¿no? Sí, yo también. En fin, tengo recuerdos un poco confusos acerca de esta película, así que es probable que cuente algunas escenas en desorden. Sepa el lector que verlas cronológicamente tampoco ayuda gran cosa.

La película empieza con unos niños recibiendo lecciones de surf, y también de nazismo. Niños comunes y corrientes, como podría ser el suyo, señora. La lección termina con el siguiente diálogo:

Profesor: Who rules the beaches?
Niños: Surfers rule!
Profesor: And who rules the surfers?
Niños: Surf Nazis! Surf Nazis! ^^

Profesor: And who Watches the Watchmen?
Niños: Soup Nazis! Soup Nazis! ^^


Ok, el último lo inventé. Pero los otros son de verdad. Así que esto va para los giles que dicen que la educación está en crisis, tomá.

Luego de los nazitos, durante la secuencia de créditos nos enteramos de que en algún momento hubo una especie de terremoto o algo así que no sólo destruyó mucho del mundo occidental sino que también derrumbó el orden social establecido (al parecer era un terremoto real Y metafórico). Así que ahora las playas están en control de los Nazis. De los Surf Nazis. Que must die, claro.

Mientras tanto, vemos caminar por la playa a un tipo que se llama Leroy Washington, es negro y tiene ganas de ir a nadar. I smell surf nazi fodder. A la vez, vemos que a la madre vieja y gorda de Leroy la están metiendo en un geriátrico. Guardá estas escenas en algún bolsillo del pantalón, que después te las voy a pedir.

Pero volvamos a los Surf Nazis (siempre estoy a punto de tipear Smurf Nazis, lo cual habría sido una película seriamente grosa). El líder de los Surf Nazis es un Surf Nazi que se llama... Adivinás? Dale, tratá de adivinar. Está fácil. Dale, te doy un rato...
...
...
...
...Qué? No. No, cómo que "Carloncho"? Me querés decir dónde viste un líder nazi que se llamara "Carloncho"?

No, el líder de los Surf Nazis se llama Adolf! (Te dije que estaba fácil).


Y su novia se llama Eva, ja. Get it? Y también trabaja con ellos un inventor que se llama... Mengueche!.. No, esperá, eso no puede estar bien... Ah, no, perdón, es Mengele. Mengueche era otro de otro lado. Lol. Y además de Adolf (que es pronunciado "Ádolf" y "Éidolf" en distintos momentos de la película, e incluso por el mismo personaje), Eva y Mengueche, hay otro Surf Nazi que se llama Hook, y que visualmente no está para nada inspirado en Alex deLarge de A Clockwork Orange. Pero para nada.

Lector #1 levanta la mano y pregunta:
¿Por qué se llama Hook?

Al señor le contestaremos que Hook se llama Hook porque tiene un garfio en la mano iz.. No... Derecha, ahí está. En la mano derecha. Estos garfios se los fabrica Mengueche y sirven para hacer el mal en general. O sea, loco, si el Pingüino puede usar paraguas y Kung Lao puede usar sombreros, Hook bien puede usar garfios, qué cuernos. Muchas gracias.

Mengueche es un científico, y está preparando el invento del siglo: Una tabla de surf con una navaja retráctil en la punta y... Eso es todo. Sí, no es un arma muy práctica, pero es lo más badass que vas a ver este verano en Punta Mogotes.

Mientras tanto, la madre de Leroy está teniendo problemas para adaptarse a su nueva vida en el geriátrico. Básicamente, la vieja es una crápula timbera fumanchera que corrompe a sus compañeras de geriátrico dándoles cosas para fumar y jugando al poker. Además, como no le gusta la vista desde su ventana, agarra una motosierra y castra mutilantemente a un pobre árbol que anda por ahí. Estas escenas nos dan la idea de que la vieja no se dobla ante nadie (...yuck) y que sigue su propio camino y que no va a obedecer a nadie porque sí. Eso se llama desarrollo de personaje, anotá.

A esta altura hay una escena en un bar. Lo único que recuerdo de esto es que hay un gordo barbudo y una mujer que expone sus pechos demasiado tiempo para una película que no se trata de eso ni se encuentra en ese pasillo de Musimundo.

A continuación tenemos una escena de los Surf Nazis reunidos en un galpón con unos chinos que al parecer también son surfers. Los llamaremos los Surf Chinous. Al parecer, los Surf Chinous son rivales de los Surf Nazis, pero están tramando alguna malosada conjuntiva, junto a otros surfers muy genéricos a quienes llamaremos los Surf Caucasians. En esta reunión, Adolf explica de manera muy elocuente su malvado plan para dominar el mundo, y lo hace con una sola palabra:

La verdad, no lo entendí.

Los Surf Chinous y los Surf Caucasians están bastante en desacuerdo con el poder que los Surf Nazis han ido ganando después del terremoto y creen que su dominio hegemónico de la Nueva Playa es injusto y que debe ser detenido a toda costa (jeje... Toda "costa", entendés? Je). Pero Adolf amenaza a todos y siguen con la reunión.

Reaparecen los niños que vimos anteriormente. Se llaman los Nazi Youth (qué locura, no sé cómo inventaban nombres estos tipos) y, bueno, no son demasiado nazis que digamos. Son, más que nada, pequeños ladronzuelos que corren por las playas robando cosas a la gente y demás actividades incluidas en el simpático juego "El Pequeño Chorrito" de Antex.

En uno de esos típicos episodios de niño-surfer-nazi-roba-cartera-a-vieja-rara-que-sé-que-tengo-vista-de-otra-película-pero-que-no-me-sale, entra en escena el héroe que el mundo andaba necesitando. De puro metido, Leroy caza al mocosito y lo obliga a devolver la cartera que se robó. También le hace devolver el desayuno. No, mentira. Pero sí le hace devolver la cartera y en eso aparece Adolf, el ídolo de los niños. Adolf saluda muy cordialmente (le da la mano, y luego se la limpia en su abrigo) al negro (a pesar de que es negro) y se pone a conversar (y eso que es negro). Aquí tenemos uno de los mejores chistes de negros en la historia de las películas de surfers Nazis:

JAAAAJAJAJAJAKASADASDJKAJLJKALSKJFAHITLERAJASJFKA!

En cualquier caso, Adolf le hace a Leroy un chiste de "Your Momma!" y el negro, como haría cualquiera de nosotros, lo agarra del cogote y lo trata de matar. En esto se prenden más Surf Nazis que vienen a proteger a Adolf y qué sé yo y, para resumir más o menos bien, matan a Leroy. ¿Sorprendido? Por favor, esto era obvio desde que apareció el flaco en escena. Aunque me habría gustado más que lo prendieran fuego.

Lueg-- No, esperá, quiero reformular aquello: CREÍ que lo iban a prender fuego. La escena habría tenido más poder dramático si lo hubiesen prendido fuego. No es que me guste prender fuego negros o ver Surf Nazis prendiendo fuego negros. Sólo dije que la escena habría funcionado mejor si lo gubieran prendido fuego. Me habría gustado más EN LA PELÍCULA que lo prendieran fuego. De ninguna manera estoy involucrado en ni participo de ni apoyo la quema de negros de ninguna clase, todos los viernes a la noche en la calle de atrás del Village de Caballito. Traé tu propia capucha y algo para tomar ^^

Luego de la muerte de Leroy, la madre de Leroy, a la que de aquí en más llamaremos Mama Washington (a menos que vos tengas una idea mejor) decide tomar venganza sobre los que mataron a su hijo y todo eso, así que va a un negocio de armas para comprar, bueno, armas. No sé de qué otra forma te esperabas que terminara esa oración. Bueno, la vieja compra armas, pistola y granadas, y nos ofrece un cover muy libre de la escena en la que Terminator compra armas, pero sin Dick Miller. Después de esto, se dispone a correr por ahí amenazando nazitos.

A todo esto, hay un personaje que no mencionamos, y que se llama Gregory. Al menos así lo llama su vieja (no la suya, lector, sino la de Gregory, aunque a lo mejor la suya también, yo que usted averiguo bien), que no está demasiado contenta de que su hijo se junte con sus amiguitos neonazis. El nombre Nazi de Gregory es Smeg. Sé que tiene que dar miedo y que para la mayoría de la gente no significa nada, pero los lectores que hayan hecho la tarea y visto unos cuantos capítulos de Red Dwarf sabrán que, en el futuro, "smeg" significa "fuck".

En fin, la madre de Smeg lo tiene muy controlado y a Smeg no le gusta esto, dando lugar a un típico pleito Madre vs. Hijo Adolescente Nazi. Me imagino que así es como habría sido Rebelde Way si los nazis hubiesen ganado la Guerra.

La verdad, no sé por qué se altera tanto la madre de Smeg, si a fin de cuentas, convengamos que estos Nazis son más bien blandengues. Lo siento Adolf, o sea, me caés bien y todo, pero realmente no hacen cosas muy de Nazis que digamos. Fuera de llamarse con nombres nazis o de usar tablas con esvásticas o de hacerse llamar los Surf Nazis, son más o menos una patota cualquiera.

Lector #2:
Pero che! Mataron a un negro!

Sí, bueno, pero aceptémoslo, cualquiera de nosotros habría hecho lo mismo en su lugar. No mataron a un negro, mataron a un tipo que se metió en sus asuntos. Circunstancialmente era negro. Qué racista que es usted, señor del público. Qué vergüenza. Seguridad, llévense a este hombre, por favor.

Como sea, hete aquí que los Surf Chinous y los Surf Caucasians están planeando una especie de golpe de estado contra los Surf Nazis, así que Smeg le escribe una cartita a Adolf diciendo "Ojo, están planeando un golpe de estado contra los Surf Nazis. Quiero que estés advertido. Además, me porté bien todo el año así que quiero que me traigas un cassette de los Wawancó. XOXO, Smeg". (Disclaimer: En la película puede estar dicho con otras palabras).

En cualquier caso, la madre de Smeg frustra sus planes de advertirle, apareciéndosele en la ventana cuando él se está por escapar para llevarle la carta a Adolf (esa oración fue más larga de lo que dura todo eso en la película). Así que al otro día, mientras los Surf Nazis están muy panchos en la playa, vienen los Surf Caucasians y los Surf Chinous y medio que se pelean. Adolf no atiende mucho porque está teniendo sexo con Eva. En la playa. Frente a los niños. Cuando sea grande quiero ser como él.

Mientras tanto, un flaco intenta entrar a una playa, pero uno de los Nazis lo detiene. Motivo? Se parece mucho a Jesucristo. I lol'd.

(Y lo peor es que, para Jesucristo, surfear es como andar en patineta. No sé si valía la pena).

Los Caucasians y los Chinous se van y, um, no los volvemos a ver en toda la película. Y bué. El resto se cuenta más bien fácil. En eso y muy de la nada aparece Mama Washington y vuela en pedazos a casi todos los Surf Nazis con unas granadas que compró en el negocio donde se hacía la Schwarzenegger hace unas escenas. Cuando digo "cassssi" me refiero a que, predecibilísimamente, Adolf y Eva sobrevivieron.

Empieza la persecución más emocionante de la historia del cine desde aquellas secuencias psicodélicas de los pasillos con puertas de Scooby Doo. La vieja va rrre loca:

Los persigue por una especie de corralón de chatarra o lo que sea, y en un momento se toma el trabajo de hacer una pose muy James Bond con un tubo que hay dando vueltas por ahí, me imagino que precisamente para que los turistas hagan eso.

Adolf y Eva le roban las tablas a unos Surf Non-Nazis que andaban dando vueltas por ahí. Los noquean y uno mira a la cámara. (Si recordás esta información, te tengo una sorpresa al final del post ^^). La vieja, a esta altura ya totalmente chapa, secuestra una lancha a punta de pistola y se pone a perseguir a Adolf y a Eva. Casi casi alcanza a Eva, casi, mirá, mirá, está ahí nomás, acelera y SCHWUNG!.. La decapita con la lancha. Original.

Luego de un poco más de persecución, la vieja alcanza a Adolf en la costa y le pega un tiro terriblemente insatisfactorio en la boca. Esto parece estúpido, pero veamos:

1) Lo mata con una pistola alemana. Get it?
2) Le pega un tiro en la boca, como murió el verdadero Adolf. GET IT?

Como podemos observar, esto es cine con profundidad. (Jeje, entendés? Porque están en el mar... Profundidad... Je).

La vieja se va muy feliz en su moto, y el final de esta película llega tan inesperada y anticlimáticamente como el fin de esta review, que termina acá:

Terminó.

1 de febrero de 2009

Alone in the Dark (2005)



Alone in the Dark

Uwe Boll (2005)



Lo sé. Usar al mismo director dos veces seguidas es algo guacho. Algo digno de sitios de menor calidad al nuestro. Algo digno de un escritor con pocas ideas. Pero esto será mi segunda entrega de lo que humildemente he dado en llamar la Trilogía de Boll. No, no tiene un nombre terriblemente pegadizo y hasta alguno podría demandarme por robarme la idea de otras personas, pero no me importa. Lo que realmente importa acá es que otra vez tengo que analizar una película de Uwe Boll. Claramente, debería poner los huevos necesarios como para terminar mi vida de una vez y dejar de torturarme. Pero yo sé que me extrañarían, tontitos.

*silencio en la audiencia*

En fin, como decía, pequeños desagradecidos, acá estoy otra vez. A decir verdad, esta es la segunda vez que comienzo este review, y espero que esta vez pueda terminarla. No porque me encuentre falto de ideas/ganas, sino porque realmente estamos ante una de las peores porquerías que han salido jamás en el cine. Y sí, estoy contando Glitter. Esto deja atrás todo eso. Esta tortura fílmica pone a House of the Dead al nivel de Fight Club. Estoy bastante seguro que en algún lugar de las leyes de abolición de la esclavitud y tortura, tiene que haber un pequeño espacio que dice "...y se prohibe cualquier tipo de tortura, incluyendo películas de Uwe Boll". Eso me daría la excusa perfecta para matar a este alemán odioso que se empeña en hacer películas (de la misma manera que yo me empeño en tener amistades fuera de la matrix, con exactamente el mismo resultado).

Dios mío, realmente tengo miedo de ver esta película. Creo que en ese sentido, se puede decir que Boll triunfó, pero dudo que fuera el objetivo al que estaba apuntando cuando dijo que sería buena idea dirigir esta película. De hecho, estoy seguro que desde que nació que Boll no pega una, y él lo sabe. Eso explicaría definitivamente la saña con la que hace películas que te dan la sensación de que tener un palo ardiendo con espinas y brea metido en el ojo sería muchísimo más copado que ver otro film de él. Es más, si algún día, algún fanboy se llega a hacer el Chapman con Boll (que por cierto, es un excelente nombre de trago), la paz mundial se lograría en 20 minutos. Boll personifica todo lo que está mal, no sólo con el cine, sino con la humanidad. Sí, así de guacho es este tipo. ¿No me creen?. Haga la prueba: Piense en las últimas 10 o 20 películas que viste. Si esa lista contiene alguna película de Boll, verá automáticamente como el resto no es tan malo, no importa que hayas visto Vuelo Nocturno ni nada parecido, siempre serán mejores. De hecho, compárelo con otras atrocidades humanas y verá que dirá "Y bueh, al menos no es Alone in the Dark".

En fin, tratemos de seguir. Aunque condenemos los próximos 5 años a pasar en terapia.

La película comienza con un texto explicando el background necesario para la película. Estoy bastante seguro que este texto intenta emular a Blade Runner, aunque claro, "emular" es una palabra muy amplia. Algunos dirían "plagio". Me incluyo entre ellos. El coso loco de letras blancas y fondo negro cuenta que en 1967 unos mineros encuentran los restos de una antigua civilización llamada Abkani(!), quienes al parecer creían que hay dos mundos en este planeta (!!), un mundo de Luz(!!!) y un mundo de Oscuridad(!^4). También comentan (andá a saber cómo si solamente encontraron restos) que hace 10.000 años abrieron un portal entre los dos mundos, y antes que pudieran cerrarlo, "algo diabólico pasó por él". El texto menciona que los Abkani se cagaron muriendo y desaparecieron de la Tierra, mientras que unas terribles criaturas acechan en el mundo esperando que el portal se abra de vuelta. La agencia 713, una agencia secreta del gobierno de los Estados Unidos (quienes a esta altura tienen tantas agencias secretas que seguramenten tienen una agencia secreta para mantener secretas a todas las agencias secretas), se encarga de encontrar los artefactos y restos de los Abkani para descubrir los secretos de esta civilización que nadie nunca mencionó y a nadie nunca le importó. Genial manera de usar el dinero del contribuyente. El arqueólogo Lionel Hudgens es el encargado de esta tarea, pero de pronto el Gobierno decide terminar la investigación, y Lionel, aprendiendo del Dr. Woodrue, abre un laboratorio secreto para hacer experimentos en huérfanos, con el fin de juntar a hombre y criatura y crear una raza de super Hombres-Criaturas. Bueno, la creatividad del Dr. se le fue en la primera parte de la idea, sépanlo disculpar. Pero hubo sobrevivientes a los experimientos, y a estos se los llamó "Durmientes", que deben ser gente muy entretenida con la que conversar.

Luego de este texto horriblemente explicativo, aparece un par de escenas de un tipo corriendo por un bosque mientras lo que creemos que es la policía lo busca. La escena cambia a un horrible flashback con un título que dice "22 años antes" (al menos Boll aprendió que el color sepia estaba de más). Vemos una monja que discute con un tipo que dice que se tiene que llevar a los huérfanos porque está en juego el futuro de nuestra especie y andá a saber qué más. Me encanta cómo hablan de los huérfanos como si fueran esas cajas de cosas inútiles que uno tiene pero le da cosa tirarlas a la basura. El tipito este le pide que a las 10 de la noche, llame a la policía e informe de la desaparición. Justo cuando está por decir que todo va a salir bien, aparece un negro con aires a Mr. Abaddon (kakak chiste de Lost, pero qué pillo que soy). Éste comenta que hay uno de esos huérfanos que está perdido. Acá es cuando putea con un impronunciable "SHIT" y se va del lugar. La imagen pasa a lo que asumo que es el nene perdido, o un pibe con serias ganas de suicidarse:




Sí, está en un lugar de alto voltaje. Sí, están los cosos de electricidad a su lado. Sí, parece como si le importara en lo más mínimo.

Prosigamos. Llega la policía, da por perdidos a los pibes, blah, blah. Ahora todo cambia, sin ningún tipo de relación más que la unión del ojo del nene eléctrico y Christian Slater para demostrarnos que son la misma persona, al mencionado actor en un avión, con un pibe a su lado que le pregunta si tuvo una pesadilla y que la madre le dice que no hay que tener miedo de la oscuridad. Slater lo mira y le tira un "Tu mamá está equivocada, chico. Tener miedo a la oscuridad es lo que nos mantiene vivos". Ahora, no sé a qué tipo de clases de biología asistió este hombre, pero realmente quiero saber así me inscribo. Seguramente también explicarán que usar una media como método anticonceptivo es el último grito de la moda en Europa.

Todo cambia a un barco, donde un viejo dice que Edward Carnby (Slater) llega al aeropuerto y le pide al secuaz, por teléfono, que lo mate y le quite los artefactos (que supongo que serán de los Abkani, aunque capaz le roba el microondas). Mientras, Christian aterriza y se va en un taxi, que si vamos a hablar técnicamente, hace que el secuaz ya haya fallado. Pero en cualquier caso, se sube al auto, mientras tras él, un tipo bastante poco sutil los sigue en otro taxi. Poco más y lleva un cartel que dice "Shh, I'm hunting wabbits". El tachero (un joven estereotipado) lo lleva de viaje por aquí y allá, mientras el émulo de Max Payne se manda un monólogo en off hablando de que él se encarga de protegernos de aquello que no vemos pero que nos puede matar y que a los 10 años perdió la memoria. Aquél que encuentre la relación entre los dos temas anteriores, avísele a Slater.

En el taxi, se pone a ver, como un pelotudo, uno de los artefactos que se suponen que son únicos y que no debería andar tocándolos en un taxi cualquiera. Esto con Perón no pasaba. El tachero le tira un par de preguntas para tratar de entablar una de esas charlas que si estuvieran en Taxi Confessions, el programa de HBO, serían en la parte de los bloopers. Por cierto, Carnby no tiene ningún tipo de problemas en decirle a un flaco random que es un investigador paranormal, e incluso lo dice con el orgullo de quien comenta: "Soy neurocirujano premiado con el Nobel a la poronga más grande". Y el taxista se le ríe, cosa que también estoy haciendo yo por imaginarme un premio Nobel al tamaño del pene. kakakak-

Perdón.

Como decía, Carnby se da cuenta que un taxi los sigue y le informa al conductor. Éste se hace el loco y trata de perderlo, pero como podemos imaginar por el tono de mis letras, falla miserablemente. Y acá tengo que hacer una anotación: el taxista trata de perderlo esquivando autos. No pido una persecusión a lo Ronin pero dejate de joder, adelantarte a un auto y doblar a la derecha no es manera de perder a alguien. De hecho, ni el tiempo perdés haciendo eso. En fin, sigo sin ser gracioso y continúo con la película. El tipo-que-persigue (que creo que sería un persecutor o algo así) golpea al taxi del tipo-que-está-siendo-perseguido, haciendo que éste se meta dentro de un mercado, en lo que debe ser sin duda la escena más cara de toda la película. Slater se salva por poco de un choque, en el cual le arruinan el trabajo al pobre tachero (la opresión del proletariado, señoras y señores), y luego se mete en una fábrica, donde tiene una pelea con nuestro señor persecutor, al que deja noqueado dentro de un local (luego de la obligatoria escena en slow motion del tipo rompiendo el vidrio). Para demostrar que es una máquina de matar despiadada, se levanta, sale y empuja a un viejo. Posta.




La persecusión sigue, y ahora el malo atraviesa otra ventana en slow motion, esta vez por motus propio. Slater va perdiendo y el malo le roba lo que creemos que es uno de esos artefactos locos (que nada que ver con el otro que tenía en el auto). Carnby se caga en Newton y su manzana mientras hace una voltereta de esas que te hacen pensar si la gravedad de la Tierra se aplica al azar. La pelea continúa y medio como que no nos importa. Note el lector cómo ya abandonó las ganas de ver el resultado de todo esto y solamente van 10 minutos de película. El combate llega hasta un punto donde Slater le pega un tiro al malo, el cual sobrevive, y hace otro de esos saltos locos. Carnby lo espera con el arma, dispara y se da la peor escena de disparo desde Garbage Day.




Mientras tanto, en lo que parece un museo: La Dra. Cedrac (Tara Reid, también conocida como la notera borracha de Wild On! en el canal E!) recibe una entrega para la exposición de los Abkanis. Ahora, digo yo, si es una civilización que al parecer trajo algo malvado al mundo, y además está siendo investigada por una agencia del gobierno, ¿cómo permiten que haya una exposición así libremente?. Debe ser por eso que no soy...lo que sea que se encargue el flaco que autorizó esto. De cualquier manera, en el barco loco que mencionamos antes, está el Profesor Hudgens, quien está chocho de la vida por haber encontrado lo que parece ser un sarcófago abkani. O una gran caja de chocolates de Mar del Plata, no se entiende una mierda en esta película. Slater, por su parte, llega a lo que creo que es su escondite donde se encierra a escuchar Linkin Park mientras escribe poemas con sangre, lo cual haría todo más interesante, claro está. El muchacho investiga uno de esos artefactos que andá a saber porqué lo tiene él, todo mientras en el barco abren la gran caja y se dan cuenta que se les derritieron todos. O que algo malo tiene adentro, como verán esta película no atrapa mucho. Al mismo tiempo que abren la caja/sarcófago, Carnby/Slater recibe un poderosísimo ataque de cabeza y se tira al piso. O se desmaya.

Alrededor de todo el país, un montón de gente deja de hacer lo que estaba haciendo y se dirige a quiénsabedonde, asumimos que por el poder del sarcófago loco, ya que, bueno, sería mucho pedir un poco de coherencia en este guión. Hudgens se salva de lo que sea que haya salido de la caja de pura suerte de deus ex machina nomás, y se escapa del barco, que al parecer, quién sabe porqué, ahora está en puerto.

En la agencia 713, detectan una anomalía electromagnética muy grande (y no es Desmond -otro chiste de Lost kakakak-), y deciden investigar. Slater, por su parte, tiene un flashback a cuando era pendejo huérfano y se lo querían llevar junto con el resto de los pibes. Qué suerte que el tipo no dijo que le habían borrado la memoria a los 10 años.

*Dave relee*



Carnby recibe un llamado de una mujer quien dice que su marido se levantó a la mitad de la noche y se fue, dejando el auto, la ropa, todo. Ahora, no sé ustedes, pero si mi mujer hace eso, yo debería empezar a sospechar de qué tan buena era nuestra relación. Igual, Slater te cuenta, otra vez con el monólogo en off que según las leyendas Abkani, cuando abrieron el portal loco que mencioné al principio, algunas personas sobrevivieron uniendo sus fuerzas con las criaturas del otro lado, logrando poderes sobrenaturales a costa de su humanidad, lo que explicaba el malo maloso que lo persigue en el taxi más temprano en este bodrio. Si, medio como que ya te lo explicaron, pero no te culpo, yo también me perdí. Carnby le pide a su amigo del FBI que investigue sobre el marido prófugo y le pide que se reúnan en el viejo orfanato. Eso, queridos aprendices de directores, se llama reutilización de sets.

Acá está todavía la monja garca que vendió a los otros huérfanos hace tiempo y le ofrece ayuda para encontrar a los otros chicos de esa época, todo esto mientras Carnby nos ofrece un pequeño pantallazo a su vida: Reclutado a los 20 años por la agencia 713, fue un buen agente pero nunca consiguió llegar a la verdad. Creo que el problema es que no sabe la verdad de qué estaba buscando. En fin, se encuentra Slater con su amigo del FBI, quien le dice que el marido prófugo mencionado en el párrafo anterior desapareció con dos personas más. Y que todas crecieron en el orfanato del principio de la película. Si, un nexo bastante estúpido. En cualquier caso, Slater/Carnby se va a visitar a la Dr. Cedrac. Ahora, acá viene un gran plot twist: La mina se le tira en sus brazos gritando "Edward!", con menos emoción que un paciente en coma con muerte cerebral, y luego de abrazarlo, lo golpea con la excusa de que creía que estaba muerto. Él, no su carrera, aunque mucha diferencia no hace, como verán por las excelentísimas películas que tuvieron a Slater de protagonista. Ambos tienen una de esas conversaciones de "te odio pero te muestro un artefacto abkani re loco así me perdonás" (que debe ser una categoría bastante vacía, por cierto) y tratan de tratar de descubrir de qué va todo esto. El tema de los abkani, no el guión.

Para hacer que el título de la película tenga sentido, un guardia se queda solo en la oscuridad. Oh, pero qué pillo eres, Boll. En fin, algo mata al guardia de seguridad (claramente, una demostración de que el Estado Policial no funciona), y ese algo persigue a Carnby y a la rubia. El bicho lastima a la mina (y Boll se pierde de ver sus diminutos pechos) y de pronto, como si viniera de otra película, llegan equipos SWAT que creo que matan a la criatura. Digo "creo" porque como todo sucede en la oscuridad, uno no ve un carajo. Lo poco que se llega a dislumbrar muestra un cgi tan horrible que hace creíbles las escenas de la escoba voladora en El chavo del 8. Carnby discute con un tipo de la agencia 713, y medio que no nos interesa. Pero, ¡oh, Doña Rosa!, le quita la tarjeta de seguridad en la pelea. Luego de esto, así inmediatamente y como si nadie extrañara la tarjeta perdida, se va a ver la autopsia del pelado loco, donde ve que le quitan algo de la espina dorsal.




Mientras todo esto sucede y a vos te da asquete ver la foto, Cedrac se encuentra en la casa/rincón-privado-del-alma de Carnby y aparece Hudgens. Pero no nos importa porque no sucede nada. No, no digo nada de forro que soy, sino que no pasa nada. Hudgens se va a su laboratorio y se inyecta un pedazo de monstruo negro que tiene en una jaula. Seh. El forense de la autopsia del asquete que mostré antes le dice que esos bichos (los de la foto anterior) viven en forma de simbiote con el dueño del cuerpo, y que ciertas frecuencias de luz pueden matarlos, como los de la linterna que le da a Slater. Si se preguntan cómo es una linterna que tiene frecuencias de luz distintas a las normales, piense en una linterna normal y presto!, tiene una linterna que sirve para matar monstruos. También comenta que Carnby tiene uno de esos bichitos en la espalda, y éste contesta que de chico se electrocutó. No sé qué esperabas cuando te metiste en una habitación que decía "PELIGRO: ALTA TENSION". Y dudo que se refiriera a las relaciones entre Israel y Palestina. El forense, haciendo las veces del Q de la película, le regala también balas que tienen segmentos de iluminación foto-sintética. Ya ni sé qué decir al respecto.

Carnby vuelve a su casa y se acuesta. Luego llega Cedrac de andáasaberdónde y lo ve. Obviamente, su primera reacción es a la vez la más lógica: acostarse con él y tener relaciones. No, wait, no puede ser cierto. Esta película te dice que para ponerla tenés que ser un investigador paranormal huérfano asesino con un bicho re loco en la espina dorsal. Loco, ¿qué pasó con el romance, con el jugueteo, con toda esa mierda?. Haga la prueba el lector: entre a un bar, dígale a un homo sapiens femenino que uno tiene todas las características que mencioné y vea si quiere acostarse con usted. Y si usted es mujer y le sale bien, saque fotos che.

En fin, luego de haberse sacado la obligatoria escena de sexo del contrato, la película sigue y este post se está llendo al carajo. Resumo un poco las cosas porque seguro que nadie llegó hasta acá. Hudgens mata a una pareja genérica, y algo ataca a Carnby y su minita. Obviamente, nuestro héroe la salva usando su super-hiper-mega arma.




Luego de todo esto, llega el equipo loco estaba en el museo, atacan al bicho y un par de extras genéricos mueren. No que nos importe, pero esta película mata más extras que los últimos episodios de Lost (kakakak eso es hacer humor con actualidad kakakaka). Después de las muertes que nadie llora, llegan a una especie de lugar recóndito donde encuentra más muertos y acá es cuando uno de los jefes (de hecho, el que perdió la tarjeta) tiene ese tipo de bronca nerviosa que en cualquier otro actor estaríamos interesados de ver pero acá medio que ya salimos del cine. De ahí, otro de los extras (no muerto, lamentablemente) encuentra un pasadizo a una puerta que parece demasiado moderna como para haber sido construida por los Abkani. Pero yo no sé de esas cosas. Quiero comentar que acá Cornby tira un guachesco "I have a bad feeling about this". Alec Guiness está retorciendose en su tumba.


Blah, blah, blah, abren la puerta con la cosa que Carnby tuvo en toda la película (ese artefacto loco), pero justo viene Hudgens y los detiene con una de las peores actuaciones que la historia del mundo tuvo la desgracia de documentar. El tipo que tuvo el quiebre nervioso muere por un cuchillo lanzado por uno de los buenos y de pronto, tenemos a los protagonistas cruzando la misma puerta que hace minutos gritaron que nunca cruzarían. Hay un bicho feo dentro, que tratan de matar con una ametralladora que tiene serios problemas de efectos...




...y le tiran una bomba con un temporizador de 5 segundos (que por cierto, es claramente un reloj de esos que venden en Liniers). Ahora, el tipo se toma el trabajo de cerrar la mochila, apuntar y lanzarla. Todo en menos de 5 segundos, aunque parecen más. Seguro que estoy equivocado. Carnby y la doctora suben y llegan al orfanato, donde encuentran muerta a la monja garca (era hora che). Luego hay un montón de escenas de la ciudad vacía con una música triste, que podría indicarte que es una de esas escenas tipo Vainilla Sky, donde el personaje se reencuentra así mismo. Pero el cartel que dice "8:45 Ciudad evacuada" te confunde un poco, más teniendo en cuenta que nunca se habló de eso. Para mí realmente este es el guión de otra película. Pero no desespereís, Doña Rosa, llega Slater/Carnby y te explica que esto es el precio de sellar el mundo de la luz del de la oscuridad, y que así los Abkani desaparecieron (acá es cuando decís "Ahhhh... pero qué película de mierda che". I know I did). En fin, más escenas de la ciudad vacía y un par de rugidos de fondo hasta que la cámara se acerca a los héroes que caminan hacia el horizonte. Fin. Aparecen los nombres de los primeros en morir si alguna vez logro dominar el mundo, incluidos a los idiotas que hicieron la banda sonora. Pero admito que es una de esas pocas películas cuyo dvd rinde para usarlo de posavasos cuando trabajás con ácido y cosas así.

¿Qué más contarles de esta película que no haya sido debidamente explicado?. Bueno, al parecer el texto negro del principio fue hecho exclusivamente porque cuando probaron la película con ciertas audiencias, dijeron que el plot era completamente estúpido. Yo discrepo con ellos, estúpido no sería la palabra que usaría. De hecho, dudo que exista palabra en castellano para expresar el vacío que te queda luego de ver esta película.

Recomendación: Véase esta película rodeado de amigos con muchísimo alcohol y drogas varias de por medio. Seguramente tendrá una experiencia por lejos más saludable que verla sin efectos alucinógenos.

Luego de esta traumática experiencia, me retiro hasta la próxima vez, que seguramente será el review de la que haya ganado el poll. Hasta donde sé, será The Gingerdead Man, que seguramente causó furor en las 15 salas donde se estrenó al norte de Seattle.

Se despide
David "What the fuck, Boll? Seriously" Pedreira

PD: Si bien no se lo merece en absoluto, quiero pedirle disculpas al señor Lucas por no haber hecho una referencia a Star Wa-, no dije nada.
PD 2: Si te gustó la review, tenés que leer esto.