(ex Eksplosiva Diareo)

Estamos en el Fasebú!

5 de abril de 2009

R.O.T.O.R. (1989).

--
R.O.T.O.R.
Cullen Blaine, 1989.
--

Buenas tardes, queridos lectores, y bienvenidos a otra instancia de tortura psicológica digital cinematográfica de esta colección que nos gusta llamar Eksplosiva Diareo, pero que bien podría llamarse "Colecta de fondos para construir una máquina del tiempo e histerectomizar a la madre de los Lumière".

La pieza que nos ocupa hoy es ni más ni menos que R.O.T.O.R., título que sospecho se me hará muy irritante de tipear cada vez que haga falta, así que trataré de no usarlo mucho. Bien, R.O.T.O.R. básicamente se trata sobre R.O.T.O.R., un prototipo inestable de robot policía que se llama R.O.T.O.R. (Robotic Officer Tactical Operation Research, lo cual hace más gracioso leer R.O.T.O.R. seguido si en tu cabeza lo pronunciás "Erre O Te O Erre" todas y cada una de las veces que aparece. Gracias), y que se escapa y empieza a hacer lío, como si fuese el monstruo de Frankenstein pero con el título R.O.T.O.R.

Comencemos. La película arranca contando el final de la historia, para luego contarnos cómo llegamos a eso. Este recurso está claramente copiado de Gandhi, al igual que todo el asunto de "Robot policía se vuelve loco y empieza a matar gente", si no recuerdo mal.

Como sea, empezamos con una pareja que va manejando por la ruta, cuando de pronto hay una explosión, una nube de humo, un tipo quemado y una tipa muerta, en ese orden. El tipo le pide a la pareja que llamen a la policía porque pasó algo. Viene la policía y se lo lleva en el auto. Bueno, eso no salió como lo planeábamos. En fin, en el camino hacia la comisaría o el cuartel o Burger King, el tipo quemado aprovecha para narrarnos un poco quién es, a qué se dedica y esas cosas que nos estamos muriendo por saber. Ahora, yo no podría expresarlo mejor que él, así que me tomaré el atrevimiento de transcribir, con pequeñas llamadas cuando sea necesario:

"Me llamo Coldyron(1). Barrett Coldyron(2). Soy Capitán en el Departamento de Policía de Dallas, a cargo del Laboratorio de Operaciones Tácticas. Hace dos días, se me consideraba el mayor experto en el campo de Robótica Policial(3). Hoy me ven como un Dr. Frankenstein de nuestro tiempo. Mi objetivo era muy puro: Hacer un poco más seguras las calles de la ciudad(4), donde las pandillas de punks, traficantes y demás escorias de la sociedad(5) pudiesen ser controladas eficazmente y, con suerte, erradicadas(6). Un ejército controlado de policías robots(7) podrían detener la masacre de los cientos de policías que sacrifican sus vidas cada año para salvar a aquellos a los que intentan servir(8)".

1) Es decir, "Me llamo Hierrofrío".
2) Es decir, "Birrete Hierrofrío".
3) Me imagino que la Robótica Policial es un campo científico muy peleado, con todos los niños que tienen el sueño de crecer para ser expertos mundiales en robótica policial en Dallas.
4) Esto con los militares no pasaba.
5) "You forgot Poland!".
6) Esto con el Führer no pasaba. Más que nada gracias a la División de Robótica Policial del Reich.
7) Es decir, "un ejército". Vamos.
8) Si seguís viendo la película, esto se llama Ironía. Si no seguís viendo la película, se llama Croissant.

En fin. A Coldyron... Perdón, a Hierrofrío se lo llevan a un cuarto y lo interrogan, y él nos empieza a contar la película. No sé si es que nos informa los acontecimientos que lo llevaron hasta este punto, o si justo la noche anterior había visto R.O.T.O.R. y andaba con ganas de contársela a alguien.


Hierrofrío nos comenta su día a día de hace dos días, cuando, según él, su vida era mucho más simple. Aquí tenemos una escena donde el señor Hierrofrío se levanta a las cinco de la mañana para salir a pasear por su rancho y lazar árboles con una soga explosiva que se llama Primacord (producto pirotécnico existente en el mundo real, lo que sólo agrega a la idea de que esta película está escrita por un pirotécnico, cosa que tiene sentido porque también parece dirigida por un vendedor de fertilizantes) y volarlos en pedazos. Esto sí que es un fiel reflejo de la vida en el campo. En especial porque en la casa de Hierrofrío el tiempo transcurre haCIA ATRÁS? WTF?! Esperá... Es cierto! QUÉ DEMONIOS??


Wow...

Ejem. Hierrofrío se dirige a una especie de conferencia de científicos en el Cuartel de Policía, donde se dispone a presentar el nuevo orgullo de la Robótica Policial. Hablamos, ni más ni menos, que del mismísimo R.O.T.O.R.!! WOOHOO!!


Pero todavía falta un año para que R.O.T.O.R. esté listo, porque al parecer todavía no es seguro mandarlo a la calle. A lo mejor no le sale el baile del robot o algo así. Yo creo que cuando hacés un robot que no puede hacer bien el baile del robot, lo estás haciendo MUY mal.

Acá es donde Hierrofrío (quiero que aparezcan más personajes, me estoy cansando de escribir Hierrofrío y R.O.T.O.R.) recibe una llamada telefónica de su Comandante, que lo presiona para que saque a la venta el R.O.T.O. dentro de dos meses. Hierrofrío dice que no, que no, que no, y el Comandante lo amenaza con echarlo. Hierrofrío enuncia un desafiante "¡Si me despides, haré más ruido que un par de esqueletos haciendo el amor en un ataúd de lata!". Yo uso esa metáfora todo el tiempo. Pero igualmente el Comandante lo echa, reemplazándolo con un científico incompetente y un robot asistente que hace chistes.

Recordemos el viejo axioma de la ciencia ficción postulado por H.G. Wells:
R.O.T.O.R. - Hierrofrío + Científico Incompetente + Robot Asistente
que Hace Chistes == SE ROMPE TODO
Efectivamente, durante las pruebas de cosas así como roboticosas, R.O.B.O.T.O.R. se les escapa. Pero no antes de una escena que no tiene pero nada que ver con nada, y que incluye una científica rubia y un científico indio (tal vez las dos cosas más improbables en la historia de la ciencia americana). O un flaco que al menos afirma ser indio para levantarse a la rubia contándole cómo destrozaron a Tupac Amaru (este tipo sabe abordar a una dama) y siendo generalmente seductor, ya que, como él mismo afirma, "Once you go red... you never get out of bed!". Creo que fue Lenin el que dijo eso. Por otro lado, también suena a regla de curandero para determinar cuándo la irritación cutánea ha alcanzado el nivel terminal. Che, esta película está llena de frases maravillosas para usar en el día a día.

En fin, R.O.T.O.R. se escapa. Caminando. Vestido de motoquero futurista y muy disimulado, porque a fin de cuentas parece un tipo normal como puede ser usted, señora, y se pone a caminar por la estación de policía hasta que encuentra una moto que dice R.O.T.O.R.


Y así, señora, R.O.T.O.R. has gained M.O.T.O.R.!!!!
JAJAJAJAJAKSLDJKASLJAFLJKAJJROTORKLJASDA.

Mientras tanto, en otra película: Una pareja va por la ruta, en un auto, a la noche. Discuten. Ella (casualmente la misma tipa muerta que aparece en la escena de allá al principio, sólo que un poco más viva, aunque no demasiado) dice que quiere casarse. Él (tipo expresivo como un potus, al que todavía no vimos pero que apuesto $51 a que va a tener algún papel muy importante en la historia) dice que Arjona no es música, o tal vez dice que no quiere casarse. Él cree que la cosa está avanzando muy rápido. Ah, no, esperá: El auto está avanzando muy rápido, y en eso aparece R.O.T.O.R.T.O. para detener a Potus Man por exceso de velocidad. Nuestro héroe botánico trata de sobornar a R.O.T.O.R., y R.O.T.O.R. lo mata de un tiro. Pucha, te debo $51.



Um... Hay algo muy muy raro con la trayectoria de esa bala, che. Posta, mirá:



En fin. Nuestro amigo vegetal está muerto y el pavimento está lleno de sesos y clorofila. Luego de presenciar tan horripilante escena, la flamante viuda hace lo que cualquiera de nosotros haría: Toca la bocina. A lo que R.O.T.O.R. se agarra la cabeza con las manos para demostrar que las bocinas son su punto débil.

Por cierto, acá es donde los lectores que han hecho la tarea notan que R.O.T.O.R. se parece muchísimo más de lo que debería a Mike de Spaced:



Como sea, la mujer huye y huye y huye, y ahí te resumí más o menos cuarenta minutos de película. Luego de huir un poco más, contacta a Hierrofrío por teléfono público y se sienta a esperarlo en un bar restaurante cosa. Pero R.O.T.A.T.O. la encuentra y se prepara para matar a nuestra heroína como si ésta se llamase Sarah Connor, no sin antes despachar a un corajudísimo cocinero del restaurante, en una escena que reúne todos los rasgos de la escena de la muerte digna del héroe de acción:



La tipa se escapa y huye un poco más. R.O.T.O.R. intenta seguirla, pero dos arquetipos de forzudo de bar lo detienen e intentan enfrentarse a él usando alguna especie de karate camionero. Creo que son samaritanos ninjas strippers o algo así. De cualquier manera, R.O.T.O.R. les patea sus respectivos traseros. No, en realidad no. A uno lo tira a un margen de la pantalla y al otro lo bitchslappea.

La tipa huye un poco más y justo cuando R.O.T.O.R. la alcanza, aparece Hierrofrío. Yay! Y se pone a pelear con R.O.T.O.T.O.R.O. en un intento sacrificado y estúpido de darle tiempo a la tipa para que huya más. Yo creo que la flaca ya huyó lo suficiente como para cuatro películas, pero como sea, en un momento Hierrofrío le muestra un cosito misterioso a R.O.T.O.R....

...y R.O.T.O.R. se queda así como hipnotizado, porque parece que nunca había visto un termómetro champagnero. Prosigamos: T.O.T.T.O.R.O. se escapa para perseguir a La Tipa Que Huye, mientras un Hierrofrío herido contacta a otra científica (que se llama Steele. Como "acero". Entendés? Hierrofrío... y Acero! JAJAJAJAbleh whatever), que según dice él es la que diseñó el chasis de R.O.T.O.R., para que lo ayude a eliminarlo y qué sé yo.

Ahora bien. La científica. Podría hacer muchos chistes con la científica, y ya vas a ver por qué, pero no me sale. La verdad es que desde que vi la película estoy totalmente traumado por el hecho de que LA MINA ES UN TIPO!!!!!!

¡No sé cómo nadie en toda la película menciona que la tipa es un hombre! La descripción del VHS dice "No sólo es hermosa, también es dura y mortal y qué sé yo!". Sí, y también es UN HOMBRE, cassette. Y no cualquier hombre que se puede disimular fácilmente. No. El guacho es alguna especie de obrero portuario o levantador de pesas o Village People, y pasa sus primeras escenas vestido de abuela. A este nivel de bizarror se agrega el hecho de que, sólo en estas escenas y por alguna razón inexplicable, nuestro querido Hierrofrío...

Así que por un momento uno deja de ver una conversación entre dos científicos de la policía para presenciar una road movie que cuenta la historia de cuando Ray Liotta cumplió su sueño del cambio de sexo y se unió a Pink Floyd o algo así. En fin, aquí nos explican que el cosito misterioso que tenía Hierrofrío es la "llave de desactivación", y que el plan es que la Dra. Macho se acerque lo suficiente a R.O.T.O.R. para meterle ese cosito en algún lado (no se aclara exactamente dónde queda el socket de la llave de desactivación, gracias al Cielo).

Lector/lectora/otro: Si te estás preguntando por qué el diseñador de un robot capaz de matar gente tendría la capacidad de previsión que hace falta para incluir una medida de desactivación de emergencia, pero la estupidez de no hacerlo remoto sino en forma de llave que hay que meter dentro de una ranurita minúscula en algún lugar del cuerpo de esta máquina de matar a la que no te podés acercar sin que te dé por lo menos un rodillazo en la entrepierna por haber girado a la izquierda... Y, um, no sé. Yo no escribí esta película.

En cualquier caso, Acero y Hierrofrío encuentran a T.A.R.O.T.O., que está por matar a La Tipa Que Huye. Una vez más. Y acá tenemos una concentración de foreshadowings-fulfillments tan vertiginosa que haría vomitar a Neil Gaiman (chiste de niño cool, gracias):

La Científica Hombre efectivamente agarra y trata de abrirle el pecho a R.O.B.E.R.T.O., como dijo en la Escena Anterior A, lo que produce una secreción de jugos mocosos verdes y amarillos, naturalmente. La verdad, aprendí mucho con esta película. Ahora, cuando me preguntan de qué está relleno un robot, contesto con seguridad "De mocos verdes y amarillos, señor!". En fin, creo que la Macho hace esto para meterle la llave de desactivación en algún lado, pero lo único que logra es hacer cosas raras con los colores de mi televisor:


Y creo que R.O.T.O.R. la mata. O algo así. Mientras tanto, Hierrofrío saca su soga pirotécnica Primacord y trata de lazar (se siente raro usar esa palabra, pero la RAE me asegura que la ley está de mi lado) a R.O.T.O.R. como hizo con los árboles de la Escena Anterior B, ¿te acordás? Yo también me había recontra olvidado. Sospecho que el guionista también y que esto pasa no por mecanismo narrativo sino porque al flaco le encantaba escribir sobre Primacord.

Mientras La Tipa Que Huye toca la bocina de un camión para deschujungar a R.O.T.O.R., que se marea con las bocinas como nos explicó la Escena anterior C, Hierrofrío laza un brazo de R.O.T.O.R., luego el otro brazo de R.O.T.O.R. (soga que viene desde una dirección COMPLETAMENTE distinta), y luego el otro brazo de R.O.T.O.R.. No, perdón, y luego la cabeza. Da lo mismo porque ésa se le sale, porque Hierrofrío es un lazador de cuarta cuando se enfrenta a algo que no son árboles. Y después las patas. Ahora, acá hay algo muy mal:




Por suerte, para esta altura y luego de la experiencia de la bala y Potus Man, tenemos un conocimiento de la física de este Universo particular que nos permite enunciar la siguiente hipótesis:



Y bué. Como sea, Hierrofrío ata la soga a un camión (más precisamente, el mismo camión que mencionábamos en un párrafo anterior, porque esta película tiene muchísima coherencia). O sea, esperá: Hierrofrío ata una de las tres sogas a un camión y retrocede, pero las otras dos sogas también quedan tirantes. ESO es solidaridad, che. Pero bueno, nada de eso importa, ya que en el momento justo Hierrofrío detona las sogas tirantes y R.O.T.O.R. explota en múltiples direcciones. ¿Entendés? Esto refleja el diálogo sobre cómo murió Tupac Amaru que vimos en la Escena Anterior D!! Vale recordar que, si no recuerdo mal, Tupac Amaru era un jefe indio que murió cuando amarraron sus extremidades a cuatro caballos que corrieron en direcciones distintas, usando soga pirotécnica Primacord detonada por Hierrofrío. Mi libro dice eso.

Y listo. Ahí volvemos a la Escena Anterior E, donde recordamos que Hierrofrío estaba contando esta historia en una especie de interrogatorio y qué sé yo, y la película amaga finalmente con terminar.

Pero no antes del epílogo más innecesario desde el capítulo 21 de La Naranja Mecánica (lo siento, Burgess, pero sabés que tengo razón): Cuando Hierrofrío sale del interrogatorio, aparece el Comandante que lo presionaba por teléfono en la Escena Anterior F y le pega un tiro. Y luego vemos que todos los documentos técnicos de Hierrofrío pasan por sucesión a su sobrino que no tenías pero ni la menor idea de que tenía. ¿Dónde está la Escena Anterior G cuando hace falta, che?

Y me rehuso a creer que entendí la última toma, así que dejaré que hable por sí misma:



O sea, sí, la tipa que era un tipo es, um, un robot como R.O.T.O.R., o a lo mejor es que el próximo R.O.T.O.R. está diseñado a imagen de la, um, tipo, o... Creo que...

Ehm...

Es como...
No tengo idea.
No, che.
A ver, esperá... Si la tipa... Aparece la tipa y dice... R.O.T.O.R.... II... quiere decir...
A ver, la tipa, que era un tipo... Hurm.
Esperá, dame un segundo. A ver... No.
R.O.T.O.R. II... O sea...

En este punto la review original se interrumpe abruptamente. Agropio Fallaver fue encontrado semanas más tarde, balbuceando incoherencias mientras deambulaba desnudo por el Desierto de Atacama.